La oración que pide venganza

faro

Continuamos con el estudio de algunos pasajes difíciles de la Escritura.

La invocación a la venganza o a la violencia resulta particularmente inadecuada cuando surge en el ámbito de la oración. Por eso, resultan difíciles de interpretar algunas expresiones de odio y de venganza que encontramos en algunos Salmos, y que contrastan radicalmente con los sentimientos de amor a los enemigos que Jesús enseña a sus discípulos (Mt 5,44; Lc 6,27.35).

Por ejemplo, en algunos salmos de súplica y lamento, el salmista cuando se encuentra perseguido, no es raro que haga peticiones apasionadas a Dios pidiendo que le salve mediante la eliminación de sus enemigos. En algunos Salmos esta dimensión vengativa se hace demasiado presente o incluso predominante (como ocurre en el Sal 109). Unas veces las expresiones utilizadas por el salmista son moderadas (como “Sean confundidos y avergonzados los que atentan contra mi vida; retrocedan y sean humillados quienes traman mi derrota“: Sal 35,4), y pueden asumirse en la oración; pero otras veces es muy difícil por la brutalidad de las imágenes empleadas (como cuando dice: “por tu fidelidad, dispersa a mis enemigos, destruye a todos mis agresores“: Sal 143,12; o cuando dice: ¡Capital de Babilonia, destructora, dichoso quien te devuelva el mal que nos has hecho! ¡Dichoso quien agarre y estrelle a tus hijos contra la peña!” Sal 137,8-9).

¿Cómo han de interpretarse estas expresiones tan duras? ¿Cómo pueden convertirse estos salmos en materia de nuestra oración? Para ello, la mejor manera para entender estas expresiones adecuadamente es atender al género literario en el que fueron escritos. Así que vamos a considerar estos tres importantes aspectos:

  1. ¿Quién está rezando? Ora un hombre que está sufriendo, una víctima. En efecto, se trata del género literario del lamento. Este género usa con frecuencia expresiones exageradas y desgarradoras, en las que se describe un sufrimiento con frecuencia extremo (“traspasaron mis manos y mis pies, puedo contar todos mis huesos“; Sal 22,17-18 ; “Más que los pelos de mi cabeza son los que me odian sin razón; numerosos los que me atacan injustamente” Sal 69,5). Además las imágenes utilizadas son claramente alegóricas o simbólicas, por ejemplo: “romper los dientes de los impíos” (Sal 3,8; 58,7) significa hacer cesar las mentiras y la avaricia de los orgullosos; “estrellar a los niños contra la peña“, significa no solo destruir, sino dejar sin posibilidad de que se repita en el futuro, el mal que destruye la vida; etc. Otra idea que puede ayudar, es apropiarse de estos salmos no solo para las situaciones personales, sino convertirlos en la voz de las todas las víctimas a lo largo de la historia, como el grito de los mártires (Ap 6,10) que pedían a Dios la desaparición definitiva de la “bestia” .
  2. ¿Qué pide el salmista? “Líbranos del mal”. Con la oración imprecatoria no se busca hacer algo mágico que surta efecto contra los enemigos. El orante confía a Dios la tarea de hacer justicia. Hay en esto una renuncia a la venganza personal (Rom 12,19; Heb 10,30) y, algo más, se manifiesta la confianza en que la acción del Señor será la adecuada a la gravedad de la situación y plenamente ajustada a la naturaleza misma de Dios. Aunque a veces las expresiones utilizadas por el hombre que ora pareciera decirle a Dios lo que ha de hacer, no es así en verdad, ya que sólo expresan un deseo: el deseo de que el mal sea destruido, y que los humildes vuelvan a la vida. Se pide que esto acontezca en la historia, como manifestación de la revelación del Señor (Sal 35,27; 59,14; 109,27), y para la conversión de los impíos (Sal 9,21; 83,18-19). De hecho, en algunos casos la persecución contra el orante es vista como una agresión contra Dios (Sal 2,2; 83,3.13), como si fuera un desprecio para el Señor (Sal 10,4.13; 42,4; 73,11).
  3. ¿Quiénes son los enemigos del orante? En realidad, la situación descrita en los Salmos (del genero lamento) es casi siempre un estereotipo. Por ejemplo, el lenguaje suele ser convencional y, a menudo, deliberadamente alegórico, de modo que puede aplicarse a una gran variedad de circunstancias y sujetos. Se hace pues necesaria una interpretación sutil, en el Espíritu, para ver cómo pueden aplicarse las palabras del salmista a la vida concreta de quien recita un salmo de lamento, y para reconocer en la historia concreta personal quién es el enemigo que amenaza (como se hace en Hech 4,23-30). Por ejemplo, el enemigo no es sólo lo que atenta contra la vida física o la dignidad de la persona, sino también todo aquello que quebranta la vida espiritual del orante (Mt 10,28). ¿Cuáles son las fuerzas hostiles a las que el creyente tiene que hacer frente? ¿Quién o qué es el “león rugiente” (Sal 22,14; 1 Pe 5,8) o la “lengua venenosa de la serpiente” (Sal 140,4), a la que hay que enfrentarse de forma implacable (Sal 26,5 ; 139,21-22) y de quien se pide a Dios su aniquilación (Sal 31,18)? “Porque nuestra lucha no es contra la sangre y la carne” afirma san Pablo (Ef 6:,2). Es del “maligno“, que es “legión” (Mc 5,9), de quien el orante pide ser liberado, al modo de un exorcismo, por medio de la poderosa misericordia de Dios. Y como en todo exorcismo, las palabras son duras, porque expresan la hostilidad absoluta entre Dios y el mal, entre los hijos de Dios y el mundo de pecado (St 4.4).

Fuente: Inspiración y verdad de la Sagrada Escritura. La Palabra que viene de Dios y habla de Dios para salvar al mundo 2014.

6 comentarios en “La oración que pide venganza”

  1. DIOS PADRE ES UN DIOS DE AMOR, TAMBIEN ES JEHOVA DE LOS EJERCITOS QUE VA CONTRA SUS ENEMIGOS Y TODO AQUEL QUE DEVENGA A SUS PLANES Y PROPOSITOS, PROTEGIENDO COMO SIEMPRE A SUS FIELES CONTRA LOS INICUOS. ESTO NO TIENE NADA DE SECRETO O DE DIFICIL INTERPRETACION. SOLO TENEMOS QUE CONFIAR EN DIOS

  2. La violencia y la venganza, que se manifiesta en la biblia, para comprenderla, es necesario conocer la forma literaria y la época en que se escribieron y el pensamiento del escritor; sin embargo si conocemos los evangelios, nos damos cuenta, que son términos que jesus los rechaza porque carecen de amor, el nos enseño que ante todo debemos tener amor al prójimo, esta es la razón principal por la que debemos iniciar el estudio de la biblia por el nuevo testamento, que nos permite el camino de la verdad, que nos lleva a la salvación, objetivo de nuestra vida.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s