El papiro de la “esposa de Jesús” es una falsificación moderna

papiro esposa de Jesus

Seis estudios recién publicados argumentan desde distintos ángulos que el manuscrito sobre “la esposa de Jesús” es una falsificación moderna.

Un poco de historia

karen-king-with-papyrusEn septiembre de 2012, se dio a conocer el sorprendente hallazgo de un fragmento de un papiro escrito en copto en el que Jesús hablaba de su “esposa”. El anuncio de la descubridora del papiro la profesora Karen L. King fue recibido con escepticismo por la mayoría de los especialistas. Recientemente y tras un examen detenido, varios estudios concluyen que el manuscrito es definitivamente una falsificación moderna.

Ya desde el principio los resultados no fueron especialmente favorables a la autenticidad del fragmento. El carbono 14 mostró que el papiro era probablemente de mediados del siglo VIII, y de la tinta tan solo se podía decir que estaba compuesta de sustancias que, en efecto, se usaban en la antigüedad, pero que igualmente se pueden obtener y combinar hoy día. Aun así, la revista Harvard Theological Review (HTR) decidió publicar en su número de abril de 2014 esos resultados, junto con la edición y comentario del fragmento que preparó la profesora King, pero también con un estudio de Leo Depuydt (Rhode Island) que cuestionaba sus resultados.

A la vista de la nueva datación del papiro, la propia King matizó algunas de las afirmaciones que había realizado en la primera edición. No obstante, la tesis fundamental continuó inamovible. Aunque ya no era un evangelio del siglo IV, sino una copia de una copia del siglo IV, así que el fragmento de lo se dio en llamar The Gospel of Jesus’ Wife (GJW) era testigo de un evangelio perdido, originalmente escrito en griego en el siglo II y traducido al copto en el siglo IV. Las semejanzas con el evangelio de Tomás, el evangelio de Felipe y el evangelio de María, obras gnósticas escritas en griego en el siglo II y conocidas sobre todo por las traducciones coptas encontradas en Nag Hamadi, fundamentaban su argumentación. Para la profesora King, esos otros textos en los que se hace referencia a las relaciones de Jesús con sus discípulos y con María Magdalena en particular (en el contexto de las controversias del s. II sobre el posible matrimonio de Jesús, no de la situación histórica de Jesús) garantizaban la autenticidad del nuevo fragmento descubierto .

Sin embargo, la revista científica New Testament Studies (NTS),que se publica en Cambridge (Reino Unido), ha querido ser portavoz de una respuesta crítica y estrictamente académica, y ha dedciado casi por completo el número de julio de 2015 de NTS a examinar el GJW.

Coincidencias sospechosas

Las contribuciones de la revista, a cargo de especialistas en diversas áreas, dejan pocas dudas sobre la naturaleza del fragmento. Que se trata de una falsificación moderna viene argumentado desde distintos ángulos.

Simon Gathercole (Cambridge) muestra que la intimidad que la profesora King cree descubrir entre Jesús y María Magdalena en textos como el evangelio de Felipe tiene que ver más con su condición de discípula y receptora de revelación que con el matrimonio. Y más que un supuesto paralelismo con el evangelio de Tomás en griego, Gathercole hace ver la dependencia de GJW del texto copto de este evangelio que conocemos por los descubrimientos de Nag Hamadi. Considerando las muchas posibilidades de traducir un texto griego al copto, es una verdadera “coincidencia” que las palabras sean idénticas a las que utilizó el traductor copto del evangelio de Tomás. Más aún, como Andrew Bernhard (Oregon) argumenta, la persona que copió el fragmento reprodujo características textuales específicas de una edición on-line de 2002 del evangelio de Tomás, incluidos algunos errores tipográficos.

Y por si quedara alguna duda, Christian Askeland (Indiana) compara el fragmento de King con un fragmento del evangelio de Juan escrito en un dialecto copto, el licopolitano, perteneciente a la misma colección que GJW y que también había sido entregado a Harvard. Askeland muestra cómo ambos fragmentos proceden de la misma mano, con la peculiaridad de que, además de otras semejanzas, el fragmento de Juan sigue el mismo orden de palabras y la misma ruptura de líneas que se encuentran en el “Qau Codex”, un manuscrito del evangelio de Juan en copto licopolitano publicado en 1924 y que está disponible en la red. Además, este dialecto desapareció en el siglo VI, por lo que el papiro del siglo VIII habría sido escrito cuando ya no se hablaba el licopolitano.

Fallos metodológicos

Por su parte, Myriam Krutzsch e Ira Rabin (Berlín), al estudiar los análisis de tinta y papiro publicados en HTR, descubren en ellos algunos fallos metodológicos y sostienen que tanto GJW como el fragmento de Juan no podían ofrecer información fiable sobre cuándo se escribieron los textos en esas dos piezas de papiro del siglo VIII.

Las otras dos contribuciones de NTS contextualizan lo dicho hasta ahora. Christopher Jones (Harvard), recordando algunas falsificaciones famosas, hace ver que los falsificadores responden a preocupaciones del momento –en el caso de GJW, cuando todavía coleaba la temática del Código Da Vinci– para atraer la máxima atención a su obra. Finalmente, Gesine Schenke Robinson (California) recorre la historia de la controversia suscitada por GJW y muestra la forma interesada de cómo se manejó originalmente en los medios. Aunque reconoce que cada argumento presentado a favor de la falsificación del fragmento puede encontrar un contraargumento, Schenke Robinson concluye que la acumulación de peculiaridades conduce a un veredicto claro: GJW es una pieza moderna.

Es difícil saber si la polémica acabará aquí. En cualquier caso, parece que a la profesora Karen King le jugaron una mala pasada. El hecho de que la persona que le ofreció esos nuevos papiros coptos (GJW y el fragmento de Juan) exigiera el anonimato, y que la documentación aneja que aportó fuera bastante dudosa, debería haberle hecho recelar. Y aunque otros expertos a los que acudió en busca de consejo avalaron la autenticidad del fragmento, las reacciones contrarias iniciales tendrían que haberle suscitado más dudas.

La lección es clara: es muy conveniente ser cautos ante noticias de grandes descubrimientos arqueológicos que tengan que ver con Jesús y el cristianismo primitivo. Sobre todo cuando se proponen a efectos sensacionalistas de moda. Al menos, es fundamental escuchar las voces de una crítica seria basada en argumentos de peso.

Fuente: Juan Chapa, Profesor de Nuevo Testamento, Facultad de Teología, Universidad de Navarra

13 comentarios en “El papiro de la “esposa de Jesús” es una falsificación moderna”

  1. Me he permitido poner en mi blog de google + su artículo tan maravilloso por su gran interés. Espero que sea visto y leído por mucha gente. Si no deseara que esté puesto o que no deba poner mas, le agradecería que fuera tan amable de comentármelo. Muchas gracias y saludos. Rosa.

  2. Por demás interesante, pues todo parece una cascada sin fin y con este apetito voraz de conocimiento, estoy nadando en un mar. quisiera tener contacto permanente de enlaces en mi correo o sea, mandarme donde buscar lo reciente y lo antiguo de la biblia.

  3. Siempre se ha escrito sobre la vida de jesus en forma negativa, tratando de ensuciar su vida pura y perfecta que llevo a cabo durante su vida; por ejemplo durante su juventud se decia que se habia ido a egipto, a la india, etc., para ser un iniciado; hoy sale otra noticia de la profesora king, que dice que jesus tenia esposa, lo cual es comprobado que es una falsedad, y sustentado por prestigiados academicos y cientificos; dios en su infinito amor, envio a su hijo jesus a morir en la cruz para redimir el pecado de la humanidad, dios es amor, jesus es amor, el espiritu santo es amor, el amor es lo que nos hace feliz y nos da la libertad y nos permite conocer la verdad.

      1. Estimado Rafael:
        Recibe cordiales saludos y exito en tus proyectos de vida y en general, nosotros tambien te extrañabamos por tus interesantes blogs, que nos permiten conocer la verdad; te deseo mucha salud fisica y espiritual, para seguir aumentando nuestro acervo cultural religioso; que dios te ilumine y te conserve por mucho tiempo.
        Atentamente: jaime monge c.: jmonge44@yahoo.com

  4. Rafael Sanz Carrera recibe un cordial y afectuoso saludo.
    Ya tenía tiempo de no saludarte y me da gusto saber de ti a través de tus publicaciones que en lo personal te puedo decir que me siguen ayudando en mi diario vivir.
    Y cómo en esta nota que envías de no dejarse sorprender por algo que puede ser falso.
    Y cómo siempre, sigo rogando a nuestro PADRE OMNIPRESENTE porque siga iluminando tu entendimiento, aclarando tus pensamientos y concediéndote el don de la sabiduría para seguir cumpliendo con la voluntad divmnia.
    Bendiciones, armonía en tu corazón y más éxito en todas las áreas de tu vida en compañía de tus seres amados.
    Fraternalmente
    Antonio Carbajal

  5. Apreciable Rafael. Esta publicación es una riqueza que no puede quedarse archivada en un equipo, inmediatamente lo he compartido, especialmente por las aportaciones científicas serias. Cuentame como un divulgador mas de estos tesoros que nos dan soporte para hablar con propiedad de la obra de amor de nuestro Señor Jesucristo. Un abrazo fraterno a ti y todos los que te leemos. D
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s