La “Semana” en la Biblia

s06En la Biblia la noción del tiempo es una concepto crucial. De hecho, la revelación nunca presenta un Dios abstracto y teórico, sino actuando en momentos y lugares concretos, de modo que la historia del mundo es vista como una historia sagrada.

Desde el principio vemos el ritmo semanal o de siete días: seis días de trabajo y un día de descanso total: el sábado (Ex 20,8-11). La cifra siete aparece frecuentemente en el calendario israelita (la fiesta de los Ázimos y la de las Tiendas duran una semana; Pestecostés es la semana de siete semanas). Y del ritmo de siete días se pasa a los septenarios con el año sabático (cada siete años) y después de 7 veces 7 años, para el año jubilar o Jubileo, (Lv 25).

1. La semana en la vida social y en la liturgia.

Es un problema difícil el del origen de la semana. Estrechamente ligado con el sábado, y quizá con el ciclo lunar, asumió desde el principio por esta razón un específico carácter religioso que la distingue netamente de los períodos de siete días atestiguados en otras partes en el Oriente Medio (cf. Gén 8, 10 y el poema babilónico de Guilgamel; Gén 29,27; Jue 14,12; 2Re 3, 9).

Probablemente el ritmo semanal sea anterior a la legislación mosaica, pues tiene un lugar importante ya en los textos más antiguos (Éx 20,8ss: Recuerda el día del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos, pero el día séptimo es día de descanso para Yahveh, tu Dios…; 23,12: Seis días harás tus trabajos, y el séptimo descansarás, para que reposen tu buey y tu asno, y tengan un respiro el hijo de tu sierva y el forastero.; 34,21: Seis días trabajarás, mas en el séptimo descansarás; descansarás en tiempo de siembra y siega). Así Dios da a su pueblo el ritmo de su trabajo y de su reposo.

La semana tiene una función importante en las costumbres y en las prácticas religiosas del AT.

  • Las fiestas de los ázimos y de los tabernáculos duran una semana (Dt 16,4; Lev 23.8.34). Pentecostés, o fiesta de las semanas, tiene lugar siete semanas después del sábado de pascua (Éx 34,22; Lev 23,15).
  • Además, después del exilio, sacerdotes y levitas se repartían por turno las semanas en el templo para desempeñar en él el servicio cultual. Al lado del calendario que se hizo oficial y fue conservado por los cristianos, otro calendario sacerdotal arcaico armonizaba el año solar de 364 días con un ciclo completo de 52 semanas.
  • Cada semana de años terminaba con un año sabático, en el que se debía dejar en libertad a los esclavos y a los deudores y hacer descansar la tierra (Éx 21,2; 23,20ss; Dt 15, 1ss; Lev 25,3s: Seis años sembrarás tu campo, seis años podarás tu viña y cosecharás sus productos; pero el séptimo año será de completo descanso para la tierra, un sábado en honor de Yahveh…).
  • Al cabo de siete semanas de años estaba previsto un año jubilar, año de manumisión por excelencia (Lev 25,8s: Contarás siete semanas de años, siete veces siete años; de modo que el tiempo de las siete semanas de años vendrá a sumar cuarenta y nueve años. Entonces en el mes séptimo, el diez del mes, harás resonar clamor de trompetas (…) Declararéis santo el año cincuenta.).
  • La profecía de las setenta semanas (Dan 9,24: Setenta semanas están fijadas sobre tu pueblo y tu ciudad santa para poner fin a la rebeldía, para sellar los pecados, para expiar la culpa, para instaurar justicia eterna, para sellar visión y profecía, para ungir el santo de los santos.), que anuncia la manumisión final de Israel, está construida a base de la cifra convencional de diez períodos jubilares, mientras que el texto de Jeremías, que constituye su punto de partida (Jer 25,11s: Será reducida toda esta tierra a pura desolación, y servirán estas gentes al rey de Babilonia setenta años), sitúa la salvación al final de diez períodos sabáticos.

2. Significación teológica.

Según la teología sacerdotal, la semana -que pone un ritmo en la actividad del hombre-, tiene por prototipo sagrado la actividad creadora de Dios mismo (Gén 1,1-2,3; Éx 20,9ss; 31,17: Será entre yo y los israelitas una señal perpetua; pues en seis días hizo Yahveh los cielos y la tierra, y el día séptimo descansó y tomó respiro). Así la ley hebdomadaria se considera como una institución divina de valor universal.

En el NT adquiere la semana un nuevo valor religioso. Ahora ya tiene su principio en el domingo, día del Señor, celebración hebdomadaria de su victoria (Ap 1,10: Y sucedió que en el día del Señor quedé bajo el poder del Espíritu…; Hech 20,7: El primer día de la semana nos reunimos para partir el pan, y Pablo estuvo hablando a los creyentes; 1Cor 16.2: Que el primer día de la semana, cada uno de vosotros aparte y guarde según haya prosperado,).

El trabajo que despliega luego en ella el cristiano se realiza así bajo la guía de Cristo redentor, que domina el tiempo. Pero la semana sigue tendiendo hacia un día octavo que, más allá del ciclo de las semanas, introducirá al pueblo de Dios en el gran reposo divino (Heb 4,1-11); el reposo del domingo anuncia ya su venida.

Bibliografía

7 comentarios en “La “Semana” en la Biblia”

  1. La semana que pone un ritmo en la actividad del hombre tiene por prototipo sagrado, la actividad creadora de Dios mismo (Gn 1.1-2,3; Ex 20,9; 31,17). En el Nuevo Testamento adquiere la semana un nuevo valor religioso. Ahora ya tiene su principio en el domingo día del Señor.
    El trabajo que despliega luego en ella el cristiano se realiza así bajo la guía de Cristo Redentor, que domina el tiempo. Pero la semana sigue tendiendo hacia un día octavo, que mas allá del ciclo de las semanas, introducirá al pueblo de Dios en el gran “reposo divino” (Hb 4,1-11). El reposo del domingo anuncia ya su venida.

  2. La semana esta integrada por 7 dias, como lo describe el antiguo testamento, tiempo que utilizo dios en la creacion, el ultimo dia descanso; en el nuevo testamento el dia descanso es el domingo, dia en que resucito glorioso jesucristo, que vencio a la muerte; en el antiguo testamento la semana se festeja con los azimos, las tiendas el pentecostes, etc.; el 7 es un numero simbolico que significa plenitud.

  3. El número 7 , representa la perfección . Así , la coronación de la creación sería el gozo del trabajo hecho , el fin de la meta plenamente lograda como representaría el día 7 , dia de descanso de Dios Creador sin embargo, el 8 “como la guinda del postre” , de 7 + 1 , sería lo que viene después del descanso divino , el descanso humano . ¿qué opinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s