Los ángeles en la Biblia (y 2)

angelesEsta entrada es la continuación a Los ángeles en la Biblia. Veremos primero la estrecha relación que existe entre la vida de Jesús y los ángeles. Después veremos lo que se nos dice acerca de los ángeles custodios y su intervención en la liturgia. Y por último, un poco acerca de lo que sabemos del demonio por la Escritura.

Los ángeles y Nuestro Señor Jesucristo

Lo que une los ángeles a Jesucristo no es solo su naturaleza espiritual sino la Gracia. Además, los ángeles buenos, al igual que Jesucristo, no conocen el pecado. Por otro lado los ángeles aparecen en el Nuevo testamento como colaboradores de Jesucristo en la obra de la salvación. Los vemos a lo largo de toda la vida de Jesús, desde la encarnación hasta su ascensión. Los ángeles están excluidos del misterio de la Cruz porque ésta es de exclusiva competencia de Dios. La Cruz era una batalla entre Jesús y el ángel rebelde. Los ángeles desaparecen en Getsemani para reaparecer la mañana de la Resurrección en el sepulcro vacío. En efecto, al igual que un ángel había anunciado a Adán y Eva la expulsión del Paraíso, un ángel anuncia a los hombres, en la tumba vacía, que se ha restaurado la amistad con Dios. Un ángel se aparecerá más adelante a los asombrados galileos el día de la Ascensión anunciando que el ministerio de Jesús en la Tierra ha terminado y comienza en tiempo de la Iglesia. Y al final de los tiempos, un ángel anunciará al son de la trompeta que, el Mesías-Jesús, regresa. Toda la vida de Jesús está relacionada de algún modo con los ángeles de Dios.

Los ángeles custodios

angel de la guardaJesús nos dice en Mt 18,10 que los ángeles de los pequeños están en presencia de su Padre: Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial. Podemos deducir que a cada persona se le asigna un ángel para ayudarlo, en su caminar terreno, a alcanzar la salvación; este ángel nos acompañan hasta el día de nuestra muerte en que nos deje ya de vuelta en la Casa del Padre.

El servicio que nos dan los ángeles custodios podemos resumirlo así: Guardan nuestros pasos y nos protegen y defienden (Gn 16,7-12); nos comunican el mensaje del Señor (Mt 2); ejecutan los designios de Dios (Gn 29); presentan nuestras oraciones a Dios y las llevan a su presencia (Tob 12,12-16); nos animan a ser buenos (1 Tim 5,21); nos fortalecen y nos defienden físicamente (Sal 34,7); etc

Los ángeles y la Liturgia de la Iglesia

angeles y eucaristiaEl centro de la Adoración de la Iglesia es la Eucaristía y en ella se menciona constantemente a los Ángeles: 1) confesamos nuestros pecados delante de los ángeles; 2) el Gloria es un himno angélico; 3) en las oraciones; 4) en el prefacio (en el Santo), y 5) en las plegarias Eucarísticas se mencionan a los ángeles.

Pero también en la asistencia a los moribundos y en los funerales se mencionan a los ángeles. O en la devoción del rezo del Ángelus que es una oración netamente angélica. El Avemaría está compuesto por palabras que le dijo el ángel Gabriel a María.

La lección que nos ofrecen los ángeles es la de glorificar a Dios. proclamar su santidad y darle adoración. Nos enseñan a cumplir con exactitud sus mandatos y a servir a los demás. Podemos pedirle al Señor que mande los ángeles en nuestra ayuda en momentos difíciles, y Él lo hará; podemos saludar, con un apelativo cariñosos, y también bendecir a nuestro ángel constantemente, pues es nuestro fiel compañero

Los ángeles caídos o rebeldes

angels rebeldesPablo VI en la Audiencia general, 15 de noviembre de 1972 dijo sobre este tema: “El mal no es solamente una deficiencia, sino una eficiencia, un ser vivo, espiritual, pervertido y pervertidor. Terrible realidad. Misteriosa y pavorosa. Se sale del cuadro de la enseñanza bíblica y eclesiástica quien se niega a reconocer su existencia; o bien quien hace de ella un principio que existe por sí y que no tiene, como cualquier otra criatura, su origen en Dios; o bien la explica como una pseudorrealidad, una personificación conceptual y fantástica de las causas desconocidas de nuestras desgracias”. Por su parte Juan Pablo II en la audiencia general del miércoles 20 de agosto de 1986: “Efectivamente, la fe de la Iglesia nos enseña que la potencia de Satanás no es infinita. Él es sólo una creatura, potente en cuanto espíritu puro, pero siempre una criatura, con los límites de la creatura, subordinada al querer y el dominio de Dios”. Por último el Catecismo de la Iglesia dice en el punto 391:La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser un ángel caído llamado Satán o diablo. La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno creado por Dios, pero que se hicieron a si mismos malos.”

El Cardenal Median, prefecto de la congregación para el Culto Divino dijo en Enero de 1999 durante la presentación del nuevo texto del Exorcismo: “EL exorcismo tiene como punto de partida la Fe de la Iglesia, según la cual existe Satanás y otros espíritus malignos”.

¿Quiénes son estos ángeles?

La doctrina de la Iglesia Católica nos enseña que los demonios son ángeles caídos a causa de sus pecados. Son seres espirituales de gran inteligencia y poder. Como todos los ángeles, han sido creados con entendimiento y libre voluntad. Su conocimiento por ser espíritu es mucho más perfecto que el nuestro. Dice San Agustín en la Ciudad de Dios: “Creo en ellos Dios simultáneamente la naturaleza y derramó la Gracia….con la gracia los ángeles podían obtener su fin primordial, la visión de Dios; pero siendo libres debían merecerla”. Y también dice Santo Tomas de Aquino: “El ángel al tener voluntad, tenía la capacidad de rechazar a Dios”. Y por eso Luis Eduardo Padilla en su libro ‘ El diablo y el anticristo’ dice: “La doctrina de la Iglesia y de los Padres es clara: La apostasía del diablo comenzó cuando él tuvo envidia de la creación del hombre y trató que este se revelara contra su creador

Nombres que le da la Biblia

Diablo quiere decir: calumniador, insidioso; y satanás quiere decir: enemigo, adversario. En la Biblia recibe diversos nombres: Azazel en Lev 16,8 (es el demonio del desierto); Asmodeo en el Libro de Tobias (significa: Demonio destructor); Luzbel o Lucero. hijo de la aurora en Is 14; Belial, en 2Cor 6,15 (demonio dañino); Beelzebu, en el Libro de los Reyes (significa “señor de las moscas”); el Gran dragón rojo en el Apoc 12,3; La antigua serpiente en Apoc 20,2; Abaddón (en hebreo) y en griego Apolíon en Apoc 9,11 (significa: “Exterminador”)

Jesús dice del demonio en Jn 8,44 que: Ustedes tienen por padre al demonio y quieren cumplir los deseos de su padre. Desde el comienzo él fue homicida y no tiene nada que ver con la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla conforme a lo que es, porque es mentiroso y padre de la mentira.

Nota: Antes de seguir adelante tenemos que conocer algo referente a la cultura Hebrea. Los hebreos no pronunciaban el nombre de una persona o ser, pues creían que conocer el nombre era conocer la esencia de la persona. Así vemos que no pronunciaban el Nombre de Dios pues creían que era un sacrilegio tratar de conocer la esencia de Dios. Así tampoco pronunciaban el nombre del Adversario, pues creían que era conocer su esencia y tampoco lo deseaban, además pensaban que se llamaba al mismo. Estando rodeado Israel de numerosos ritos pagano-demoniacos tenía que ser muy prudente en este punto. Así cada vez que se quería mencionar al Adversario se sustituía su nombre por el de un rey enemigo del Pueblo de Dios.

Con esta aclaración tratemos de entender que pasó en el drama de la rebelión angélica con los datos que nos da el Antiguo Testamento.

¿Qué motivó la rebelión del diablo?

Empecemos por el Profeta Isaías. En el capítulo 14, versículos del 12 al 21 leemos: ¡Cómo has caído del cielo, Lucero, hijo de la aurora! ¡Cómo has sido precipitado por tierra, tú que subyugabas a las naciones, tú que decías en tu corazón: «Subiré a los cielos; por encima de las estrellas de Dios erigiré mi trono; me sentaré en la montaña de la asamblea divina, en los extremos del norte; escalaré las cimas de las nubes, seré semejante al Altísimo!». ¡Pero te han hecho bajar al Abismo, a las profundidades de la Fosa! Los que te ven, fijan en ti la mirada meditan tu suerte: «¿Es este el hombre que hacía temblar la tierra, que sacudía los reinos, que hacía del mundo un desierto, demolía sus ciudades y no soltaba a sus prisioneros?». Todos los reyes de las naciones descansan llenos de gloria, cada uno en su tumba. Pero tú has sido arrojado lejos de tu sepulcro como un aborto abominable, como un cadáver pisoteado. Los que han sido masacrados, traspasados sobre las piedras de la fosa. Pero tú no te unirás con ellos en una sepultura, porque has destruido tu país, has asesinado a tu pueblo. ¡Nunca más será nombrada una raza de malhechores! Preparen la masacre de los hijos por los crímenes de sus padres que no se levanten para adueñarse de la tierra y cubrir de ciudades del mundo.(Is 14,12-21)

En este capítulo el Profeta nos narra la caída del ángel y lo que la motivó y lo llama Hijo de la Aurora, la clave está en la expresión: ¡seré semejante al Altísimo! (v.13), ¡él, que era una criatura!. La soberbia perdió y corrompió al ángel, ¡quiso sentarse en el trono de Dios! Por lo tanto, ya sabemos el motivo de su rebelión: La soberbia.

¿Cuál fue la causa que desencadenó su rebelión?

Es ahora el Profeta Ezequiel quien nos da la causa que desencadenó esta rebelión: La palabra del Señor me llegó en estos términos: Hijo de hombre, entona una lamentación sobre el rey de Tiro, Tú le dirás: Así habla el Señor: Eras un modelo de perfección, lleno de sabiduría y de acabada hermosura. Estabas en Edén, el Jardín de Dios, recubierto de piedras preciosas de todas las especies: sardo, malaquita y diamante, crisólito, ónix y jaspe, zafiro, topacio y esmeralda. Llevabas adornos labrados en oro y encajes preparados para ti el día en que fuiste creado. Yo había hecho de ti un querubín protector, con sus alas desplegadas; estabas en la montaña santa de Dios y te paseabas entre piedras de fuego.

Eras irreprochable en tus caminos desde el día en que fuiste creado, hasta que apareció tu iniquidad: a fuerza de tanto traficar, tu interior se llenó de violencia y caíste en el pecado. Por eso yo te expulso como algo profanado lejos de la montaña de Dios; te hago desaparecer, querubín protector, de entre las piedras de fuego. Tu corazón se llenó de arrogancia a causa de tu hermosura; corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor. Pero yo te arrojé por tierra y te expuse como espectáculo delante de los reyes. Con tus numerosas culpas, con tu comercio venal, profanaste tus santuarios. Pero yo hago brotar de ti mismo el fuego que te devora. Te reduciré a ceniza sobre el suelo delante de todos los que te miran. Todos los pueblos que te conocen están consternados por ti; te has convertido en un motivo de espanto y no existirás nunca más (Ez 28, 11-19).

En este capítulo vemos la causa. El Profeta nos dice llamándolo ‘Rey de Tiro ‘ que este ser era un modelo de perfección y lo más importante: que vivía en el Jardín del Edén como ángel protector y así fue “hasta que apareció tu iniquidad”, dice el profeta. Y también dice Pero yo te arrojé por tierra (referencia a la serpiente) Este capítulo parece tener una gran conexión con Gn 3. En efecto, este ángel que era protector de la creación estaba junto a nuestros primeros padres en el mismo jardín del Edén donde el autor sagrado no lo muestra, en un primer momento, como adversario, sino como una serpiente (signo de astucia). Pero ¿cuál fue la causa de que la maldad apareciera en él? Si recordamos la doctrina de los Padres de la Iglesia es que este concibió envidia al hombre.

Tenemos que pensar en la gran dosis de soberbia de este espíritu libre, que pensaba podría llegar a sentarse junto a Dios. ¿Qué sentiría cuando vio que Dios creaba una débil figura del barro y lo llama “su imagen”? ¿Y él, el ángel hermoso, solo era un servidor? No pudo soportar que el hombre fuera la imagen del Dios creador y él un simple siervo, aquí fue cuando la maldad entro en él y concibiera el plan de hacer (con engaño) que el hombre decepcionara a Dios. Pero Dios lo maldice por ello, derribándolo por tierra (la serpiente), o sea despojándolo de toda su gracia, pero no de su condición angélica.

Según el Apocalipsis, una tercera parte de los ángeles libremente lo siguieron: Su cola arrastraba una tercera parte de las estrellas del cielo, y las precipitó sobre la tierra (Apoc. 12,4). Así comienza la gran batalla entre Dios y el Adversario. Desde ese momento, este ángel, que no tiene arrepentimiento, se lanza a su gran batalla: hacer que la imagen de Dios (el hombre) no lo reconozca como su Señor y que lo sirvan a él, el adversario. El Adversario propugna la adoración de la criatura en vez del Creador, la adoración del hombre por el hombre: Seréis como dioses, había dicho.

¿Qué poder tiene sobre nosotros?

San Gregorio Magno dijo, ‘es superior al hombre en conocimiento; él tiene la mejor naturaleza creada y la peor voluntad libre’ (Moral en Job, Tomo II ). Pero no tiene acceso a los secretos íntimos de nuestra voluntad e inteligencia y mucho menos a nuestra conciencia o nuestro futuro, eso solo pertenece a Dios; él, solo con su gran astucia, hace conjeturas que trata de comprobar. El adversario no puede obrar directamente sobre la voluntad humana; pero si indirectamente produciendo ocasiones de alejarnos de Dios.

Formas de ataques del adversario:

La tentación.

Es una prueba. Dios no tienta jamás, es el adversario quien trata de presentarnos ocasiones para ver donde reside nuestra debilidad. San Agustín decía: Nadie se conoce a si mismo si no es tentado, ni puede ser coronado si no vence, ni puede vencer si no pelea, ni puede pelear si no tiene enemigo ni ocasión. (Obras de San Agustín Tomo XXII). Las tentaciones van dirigidas a la inteligencia y ataca la interioridad del hombre. Dice el Apóstol Juan que los tres enemigos del hombre son: El mundo, el demonio y la carne.

Solución: Oración, confesión de los pecados, comunión.

La Opresión:

EL Padre Royo Marin dice en su Libro Teología de la perfección cristiana: Opresión es una acción diabólica extrínseca a la persona que la padece. La tentación casi siempre es interna, la opresión es externa casi siempre. Una vez que el adversario ha encontrado tu lado interno débil te ataca por él con insistencia, y desde afuera, proporcionando todos los medios para hacerte caer y perder la paz. La opresión puede ser en muchos campos: Todo tipo de adición, angustia, miedos, depresiones, carácter, relaciones.

Solución: Oración de liberación. El nombre de Jesús pronunciado con poder; oración constante, si es posible frente al Tabernáculo.

La Posesión

Hasta ahora hemos visto acciones externa a la voluntad o a la forma de vida. La posesión es una invasión del cuerpo del hombre por un espíritu maligno que lo maneja a su voluntad. Ningún espíritu maligno puede poseer a ningún bautizado a no ser que éste lo consienta. ¿Cómo se puede abrir voluntariamente a este ser? Por medio del ocultismo, de la Oija, de la santería o espiritismo, por medio de las cartas tarot o cualquier tipo de adivinación, la música diabólica, los pactos satánicos . No quiere decir que siempre que se frecuente estos medios habrá posesión, pero estos son los medios comunes para facilitarlo.

Solución: el Exorcismo. El exorcismo tiene que ser aprobado por el Obispo ordinario. Para que se autorice se deben dar estos hechos: 1) Aversión a Dios, a la cruz, a la virgen, a la Iglesia, a las cosas sagradas; 2) El hablar con muchas palabras o lenguas desconocidas o entenderlas; 3) Hacer presente cosas escondidas o distantes; 4) Demostrar fuerzas o fenómenos fuera de lo normal. La Iglesia recomienda cerciorarse de que el supuesto poseso no padece una enfermedad psicológica o mental.

¿Cómo combatirlo mientras tanto?

batalla finalLa batalla del adversario ya está perdida. Al final de los tiempos será derrotado y el mundo restituido a su antiguo orden antes de la caída será entregado al Padre por Jesús terminando así su obra Mesiánica. Mientras tanto cada uno libra su propia batalla, que san Pablo en su Carta a los Efesios describe así: Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con la fuerza de su poder. Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio. Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.

Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos. Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza. Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno. Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. Eleven constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animadas por el Espíritu. Dedíquense con perseverancia incansable a interceder por todos los hermanos (Ef 6,10-18)

Dios es Dios y Señor de Vida y premia a los que lo sirven con la vida. El adversario es señor de la muerte y premia a quien lo sirve con ella. ¿A quién servirás? Tenemos por modelo a Jesús, patrón de obediencia a Dios hasta la muerte; y a María, la esclava del Señor, la nueva Eva, quien con su Si comenzó la salvación.

BIBLIOGRAFÍA

Anuncios

11 comentarios en “Los ángeles en la Biblia (y 2)”

  1. Impresionante. Me ha encantado. Hay cosas que no sabía o al menos no recordaba. Mi más profunda enhorabuena por su exposición y muchas gracias por transmitirnos estos extraordinarios artículos que tanto bien nos hacen.

  2. NGELES, SEGÚN LA BIBLIA
    IV 30-V 07/16

    Ángel, malak en hebreo, aparece en el Antiguo Testamento más de 300 veces y significa: delegado, mensajero o embajador; son espíritus, desligados de la materia (Co 1:16)

    Su accionar es de fe:
    1. Querubines, “los más altos o benditos”: cuidando la entrada del Paraíso (Gn 3,24)
    2. Nos protegen y defienden (Gn 16,7-12), salvando a Agar
    3. Merecedores de respeto: Los dos ángeles llegaron a Sodoma al atardecer, mientras Lot estaba sentado a la puerta de la ciudad. Al verlos, se levantó para saludarlos, e inclinándose hasta el suelo (Gn 19, 1)
    4. Gn 19,15: liberando a Lot de la muerte en Sodoma
    5. Gn 28,12: en la escala de Jacob
    6. Ejecutan los designios de Dios (Gn29)
    7. Ex 14,19 :marchando delante del Pueblo de Dios
    8. Imágenes: “Harás dos querubines cincelados en oro, para los dos extremos del propiciatorio (Ex 25,18)
    9. Nm 22,23: frente a la mula de Balaán
    10. Jue 13,3 :hablando con Gedeón
    11. II R :hiriendo a los asirios que rodeaban a Jerusalén
    12. Están cerca y libra (Sl 34:7)
    13. Jerarquizados: Serafines: Y uno gritaba hacia el otro: « ¡Santo santo, santo es el Señor de los ejércitos! Toda la tierra está llena de su gloria. (Is 6:1-3)
    14. Dn 6,22 :ayudando a Daniel en el foso
    15. «Gabriel, explícale la aparición a este hombre» (Dn 8,16)
    16. Son guardianes de las naciones: En aquel tiempo, se alzará Miguel, el gran Príncipe, que está de pie junto a los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de tribulación, como no lo hubo jamás, desde que existe una nación hasta el tiempo presente. En aquel tiempo, será liberado tu pueblo: todo el que se encuentre inscrito en el Libro (Dn 12,1ss)
    17. Zc: 12 veces intervienen los ángeles en su profecía Apocalíptica
    18. Lc 1,11:un ángel anuncia el nacimiento de Juan el Bautista
    19. Lc 1,31: un ángel anuncia a María que tendrá un hijo…
    20. Son guardianes personales: Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial (Mt 18,10)
    21. Mt 18,20 : Sueño de José
    22. Mt 2,9 :un ángel anuncia a los pastores
    23. Mt 3,11 :Jesús es servido por los ángeles
    24. Mt 23,37-43 :Jesús habla de los ángeles en esta parábola
    25. Mt 18,10 :Jesús dice que los ángeles de los niños miran el rostro de Dios
    26. Mt 22,30 :al hablar de la resurrección final, Jesús dice que seremos como ángeles
    27. Mt 24,29-31 :los ángeles tocarán la trompeta el día del juicio
    28. Mt 24,36; Lc 9,26; 15,10; 16,22; 22,43; 24,22; Mt 28, 2-7; Mc 16,9; Jn 20,12-13)
    29. Aparecen después de la ascensión (Hch 1,11).
    30. Habla de la resurrección (Lc 20, 36)
    31. Hch 5, 12-21 : un ángel abre la puerta a los apóstoles
    32. Hch 8,26 :un ángel envía a Felipe al encuentro del etíope
    33. Hch 10,13 :un ángel se aparece a Cornelio
    34. Hch 12,6-16 :un ángel libera a Pedro de la cárcel
    35. Hch 12,23 :un ángel castiga a Herodes
    36. Hch 27,22-26 :un ángel se aparece a Pablo
    37. Ef 6,12: Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio, para lo que se necesitan…
    38. Serán juzgados por los creyentes ¿los demoníacos?(I Co 6:3; cf I P 1:2)
    39. Colosenses 1,16: “…porque en Él (Jesucristo) fueron creadas todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra los seres visibles y los invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados y Potestades: todo fue creado por medio de Él y para Él.
    40. Son miles: Ustedes, en cambio, se han acercado a la montaña de Sión, a la Ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, a una multitud de ángeles, a una fiesta solemne (He 12, 22)
    41. Excluidos de redención ¿los que no cayeron?: según la previsión de Dios Padre, y han sido santificados por el Espíritu para obedecer a Jesucristo y recibir la aspersión de su sangre. A ustedes, gracia y paz en abundancia (I P 1,2)
    42. Jesucristo, que está a la derecha de Dios, después de subir al cielo y de habérsele sometido los Ángeles, las Dominaciones y las Potestades (I P 3,22; cf Co 2:15).
    43. Miles: Y después oí la voz de una multitud de Ángeles que estaban alrededor del trono, de los Seres Vivientes y de los Ancianos. Su número se contaba por miles y millones. (Ap 5, 11)
    44. En Ap aparecen 73 veces. Son Guardianes de la Iglesia: Escribe al Ángel de la Iglesia de Pérgamo: «El que tiene la espada de doble filo afirma… (Ap 2,12).
    45. Ap 12, 7-8: Entonces se libró una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron contra el Dragón, y este contraatacó con sus ángeles, pero fueron vencidos y expulsados del cielo
    46. No se les adora: “Entonces yo caí a sus pies para adorarlo, pero él me advirtió: « ¡Cuidado! No lo hagas, porque yo soy tu compañero de servicio… ¡Es a Dios a quien debes adorar!». (Ap 19, 10; ¿retoma de Dn 12:1?)

    También se habla de los ángeles por tradición santoral y eclesial; se jerarquizan en:
    1. Serafines, Querubines y Tronos;
    2. Dominaciones, Virtudes y Potestades
    3. Principados, Arcángeles y Ángeles

    Con nombres:
    1. Mentiroso:”…llegarán a ser como Dios”(Gn 3:4)
    2. Azazel (Lv 16,8), es el demonio del desierto.
    3. Asmodeo (Tobías); significa: Demonio destructor
    4. Luzbel o Lucero. hijo de la aurora (Is 14)
    5. Belial (II Co 6,15), demonio dañino.
    6. Belcebú (R ); significa “señor de las moscas”
    7. “Lucero, hijo de la aurora… arrojado…como aborto” (Is 14:12-21)
    8. Eras un modelo de perfección, lleno de sabiduría y de acabada hermosura. Estabas en Edén, el Jardín de Dios, recubierto de piedras preciosas de todas las especies: sardo, malaquita y diamante, crisólito, ónix y jaspe, zafiro, topacio y esmeralda. Llevabas adornos labrados en oro y encajes preparados para ti el día en que fuiste creado. Yo había hecho de ti un querubín protector, con sus alas desplegadas; estabas en la montaña santa de Dios y te paseabas entre piedras de fuego (Ezq 28, 11-19 )
    9. Padre de la mentira (Jn 8.44)
    10. El Gran dragón rojo (Ap 12,3)
    11. La antigua serpiente (20,2)
    12. Abaddón, en hebreo y en griego Apolíon (Ap 9,11); significa: “Exterminador”.

    El autor del escrito anota que “muchas cosas que llamamos “casualidad”… son su actuación en nuestra vida, como la que llamamos “premoniciones” o “presentimientos “ .

    ¿Cómo superarlo?
    Con la armadura de Dios (EF 6:10-18)

    REFERENCIAS
    1. RSAZN Carrera. 29 iv, 8 v 2016. Los ángeles en la Biblia. Escritura Sagrada

  3. Buenas tardes y eternamente agradecido por estas y irás páginas que me hacen
    Llegar. Un saludo desde Tarija (Bilivia). Es un gran aporte para conocer más nuestra naturaleza y de esa manera agradecer a Dios a través de Nuestros Ángeles por su amor y bondad..Gracias

  4. Los angeles son creaturas espirituales que estan al servicio de dios; etimologicamente significan mensajeros; los angeles estan ligados directamente con nuestro señor jesucristo, son de la misma naturaleza que el; en el nuevo testamento se mencionan algunos acontecimientos importantes como: la encarnacion, la ascencion; son colaboradores de jesucristo en la salvacion de almas.

    1. Gracias Jaime, aunque debo corregirte en en lo de que los ángeles son de la misma naturaleza que Jesús, pues ellos son espirituales y Jesús tiene naturaleza humana y divina. Saludos

      1. Estimado rafael: te agradezco el comentario, estas en lo correcto, se me paso que jesus es de naturaleza divina y humana, no lo hice con ninguna mala intencion, gracias por la correccion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s