Abrieron el sepulcro de Jesús y… ¡sorpresas!

jerusalen-estas-son-las-rev-jpg_604x0En octubre del 2016 se produjo un acontecimiento único en los últimos siglos: la apertura de la losa de mármol que se venera en el lugar donde la tradición sitúa el sepulcro de Jesús, dentro de la basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén. Un equipo de la Universidad Nacional Técnica de Atenas tuvo acceso por 60 horas al Santo Sepulcro, y llegó hasta la misma piedra caliza donde fue dejado el cuerpo de Jesucristo.

El acontecimiento es importante para todos: es la primera vez desde 1810 en que la losa es retirada. La vez anterior tuvo lugar en 1555 bajo la dirección del custodio Bonifacio de Ragusa, cuando también él fue autorizado a efectuar reformas en el edículo porque en aquel momento – como ahora – mostraba los signos del deterioro provocado por el paso del tiempo.

Los investigadores encontraron primero una placa de mármol, documentada desde el siglo XVI. La pesada losa de mármol fue retirada la noche del 26 de octubre y debajo apareció material de relleno, compactado por el paso de los siglos. Los investigadores retiraron delicadamente el material de relleno y se toparon con otra losa de mármol gris, pero solo la mitad de ancha, el resto parece estar roto, y con una cruz cristiana grabada que podría (en condicional) datar de la época de las Cruzadas (siglo XII). En los sitios donde falta el mármol gris, aparece la roca. Es la roca original, el lecho funerario de Jesús, tallado en la misma piedra de Jerusalén. (ver foto abajo)

05_folo_holy_sepulchre.adapt.885.1

Así pues fue en la noche del 28 de octubre, unas horas antes del sellado definitivo de la tumba, apareció intacta la piedra sepulcral labrada en la roca caliza sobre la que se depositó el cuerpo de Cristo. Se trata de la pieza fundamental del conjunto: un banco de piedra ordinaria excavado en la roca que está en conexión directa con la pared vertical, también excavada en la roca, que hay detrás de él. 

la-piedra-original-que-cubre-la-entrada-a-la-tumba-de-jesus-_860_573_1423351

Los expertos descubrieron que estaba intacta, a pesar de los siglos y hechos históricos, como la destrucción de la iglesia en el siglo XI por el califato fatimí.  Las crónicas de los viajeros medievales, como Fèlix Faber (1480), que vieron el edículo sin los mármoles de recubrimiento actuales, testifican que banco y pared forman un todo de piedra. Éste todo corresponde a la pared norte de la pequeña habitación donde está el lugar venerado como sepulcro de Jesús.

“Estoy absolutamente asombrado. Mis rodillas están temblando un poco porque no estaba esperando esto”, declaró Fredrik Hiebert, arqueólogo de National Geographic que participó en los trabajos. “No lo podemos afirmar al 100%, pero esto parece una prueba visible de que la localización de la tumba no ha cambiado a lo largo del tiempo, algo que los científicos e historiadores se han preguntado durante décadas”.

En la piedra se pueden ver canales excavados para el desagüe de los fluidos, dicen algunos, para realizar un ritual bizantino que consiste en santificar el óleo, afirman otros. La forma en que está tallada la piedra podría dar una idea a los especialistas sobre la orientación del cuerpo. ¿La cabeza hacia el Este o hacia el Oeste?

La tradición cristiana afirma que el cadáver lacerado de Cristo fue extendido sobre una plataforma o banco sepulcral tallado en una cueva de piedra caliza perteneciente a José de Arimatea, un judío rico e ilustre que se convirtió en discípulo de Jesús.

La segunda sorpresa saltó cuando se vio que la pared sur de esta habitación correspondía a una segunda pared vertical, también de roca ordinaria, de unos dos metros de alto. Por lo tanto, el edículo de la basílica del Santo Sepulcro contiene un conjunto formado por dos paredes de piedra (norte y sur) y un banco (al lado norte) –todo excavado en la roca–. Este conjunto corresponde a un sepulcro del tipo “cámara sepulcral” al que se accedía bajando, pues quedaba por debajo del nivel del terreno exterior. De este sepulcro han desaparecido los lados este y oeste, así como el techo, que había sido cortado en la roca como el resto de la tumba, y un probable arco sóleo situado encima del banco de piedra.

En resumen, sólo ha quedado la parte de la tumba relativa al banco de piedra; de hecho, la longitud del actual edículo es la misma que la del banco, mientras que su anchura corresponde al espacio entre las dos paredes de piedra. El suelo de piedra original del sepulcro, aún por descubrir, ha de hallarse bajo el actual pavimento de mármol.

El elemento arqueológico que hemos descrito concuerda con los datos documentales de los evangelios –a continuación ponemos entre comillas los textos que se encuentran en Mateo 27, Marcos 15-16, Lucas 24 y Juan 19-20. Por eso es legítimo suponer que nos encontramos ante la tumba de Jesús.

cross-section-of-church-of-holy-sepulchre-by-yupi666En efecto, Jesús murió crucificado en la colina de la Calavera o Gólgota, lugar de las ejecuciones, un muñón de roca de 13 m de alto situado fuera de ciudad a 80 o 90 m de una de las puertas de Jerusalén. “Cerca”, en una zona de sepulcros que aprovechaban el berrocal de una antigua pedrera, había el “huerto” de José de Arimatea con un sepulcro “nuevo”, por estrenar. Este sepulcro se cerraba con “una piedra… muy grande” que se hacía “rodar”. La piedra indica que el sepulcro de Jesús era del tipo de cámara sepulcral y que “había sido tallado en la roca”. Se entraba bajando ligeramente hasta el “ lugar” donde se “depositaba” el cadáver, es decir, el citado banco de piedra.

Captura de pantalla 2017-04-27 a las 7.01.21 a.m.Actualmente el edículo está compuesto de dos partes: la Capilla del Ángel, en cuyo centro se encuentra un pequeño altar relicario con la piedra que cerraba la tumba, y la propia tumba con el lecho fúnebre, es decir, una losa de mármol que cubre el lugar bajo el cual se encuentran los restos de la cámara funeraria de Jesús. Según el relato evangélico el banco piedra estaba situado “a la derecha” de la entrada –igual que en el sepulcro del edículo de Jerusalén. La bajada tenía que ser suave ya que una persona como María Magdalena “se agachó para mirar dentro del sepulcro”.

La existencia del banco de piedra se confirma por una información doble de Marcos y Juan. En Marcos 16,5 se dice que las mujeres entraron en el sepulcro y encontraron “a un joven sentado que llevaba un vestido blanco” –evidentemente, sólo se podía sentar en el banco en cuestión–, mientras que en Juan 20,12 se habla de “dos ángeles vestidos de blanco, sentados en el sitio (el banco) donde había sido puesto el cuerpo de Jesús”.

Claro está, pues, que cuando dieron sepultura a Jesús el viernes día 7 de abril del año 30 d.C. mientras el sol se ponía, no lo pusieron dentro de un nicho sino que lo depositaron sobre el banco de piedra –el “ sitio” del que hablan los evangelios. La razón de esta decisión es que Jesús había muerto tras una considerable agresión física y su cuerpo estaba en un estado lamentable.

Tal como era costumbre entre los judíos de la época y, aún hoy en muchas culturas, un cadáver tiene que ser lavado y ungido con “aceites aromáticos” antes de enterrarlo. Pero como Jesús tuvo que ser enterrado a toda prisa porque empezaba el “reposo del sábado”, su cuerpo fue dejado sobre el banco de piedra. El cuerpo quedó cubierto con “la sábana de amortajar” y su cabeza, sujeta porun pañuelo”, “atado” por debajo de la mandíbula para evitar la caída.

El domingo de buena mañana”, el 9 de abril del año 30 d.C., cuando las mujeres vuelven al sepulcro para lavar y ungir el cuerpo de Jesús, se encuentran con que no está encima del banco de piedra excavado en la roca donde lo habían depositado.

María Magdalena piensa primero que “se lo han llevado fuera del sepulcro”. Después, emerge en las mujeres una hipótesis que rompe todas las barreras y expectativas y cambia la historia: “Jesús, el crucificado, ha resucitado. Mirad el lugar [¡el banco!] donde lo habían puesto”.

Las mujeres fueron en busca de los discípulos varones, que se mostraron del todo escépticos: “Algunas mujeres de nuestro grupo… han ido de buena mañana al sepulcro, no han encontrado el cuerpo de Jesús y han vuelto diciendo que hasta habían tenido una visión de ángeles, a los cuales aseguraban que él vive”.

Sepulcro-02El escepticismo es la reacción del que no quiere hacerse demasiadas preguntas, ni complicarse ni implicarse en algo que podría romper los esquemas. Al otro lado del escepticismo está la apuesta fuerte, a todo o nada. El escéptico es temeroso. El que apuesta es audaz. La vida no es una ecuación ni una deducción, sino una decisión que da respeto pero que puede acabarse con un triunfo, el de la misma vida sobre la muerte.

La fe en la resurrección de Jesús no es una evidencia de tipo lógico pero tampoco un salto al vacío a-racional. La investigación histórica muestra un acuerdo entre los datos arqueológicos y los de los evangelios. El dato arqueológico no demuestra aquello que la fe cree, pero le da verosimilitud y estimula la razonabilidad.

“Puede que no sepamos con total seguridad si el sitio del Santo Sepulcro corresponde efectivamente a la tumba de Jesús, pero sin duda no tenemos otro sitio que pueda ser reclamado como tal y, además, no tenemos ninguna razón para rechazar la autenticidad del sitio“, sostiene Dan Bahat, un arqueólogo israelí veterano y conocido por sus excavaciones en Jerusalén. ¿Cuáles son los argumentos históricos para afirmar que se trata de la tumba de Jesucristo? Las fuentes históricas sugieren que el emperador Adriano levantó un templo sobre la tumba de Cristo para reivindicar el poder de la religión estatal romana en un sitio que veneraban los cristianos desde hacía años. Constantino, el defensor del cristianismo, ordenó la demolicion del templo y levantó una basílica que ha sufrido numerosas destrucciones y reconstrucciones a lo largo de la historia. Las excavaciones realizadas en el interior de la iglesia del Santo Sepulcro durante el siglo XX revelaron unos vestigios que, según se cree, pertenecieron al templo de Adriano y a los muros del templo original de Constantino. Los arqueólogos también documentaron una antigua cantera de piedra caliza y, al menos, una docena de otras tumbas excavadas en la roca, algunas de las cuales se pueden ver hoy.

Los evangelios canónicos no son ninguna invención, sino documentos del siglo I donde la fe de sus autores y la historia que narran se mezclan y complementan. Por eso tienen que leerse como cualquier otro documento antiguo, al tiempo que son el fundamento de la fe cristiana. De ellos sale una revolución: la que empezó en un banco excavado en la roca, dentro de un sepulcro de Jerusalén hace dos mil años.

Fuentes:

Anuncios

7 comentarios en “Abrieron el sepulcro de Jesús y… ¡sorpresas!”

  1. La mezcla ee la fe con lo racional extremece lo mas profundo de nuestro ser … hace palpar con los sentidos apenas un poquito de lo que ansiamos de la eternidad … poder tocar este lugar santo es estar tocando al Señor sin ninguna duda

  2. Agradecemos toda inquietud investigadora sobre estos temas trascendentales, pero seguimos creyendo sin haber visto…

  3. Primera vez que leo de la existencia de una PIEDRA CALIZA EN LA TUMBA DE JESÚS, será esa la dicción de su nombre verdadero, Jesús, pues ojeando un manuscrito en hebreo antiguo encuentro que el nombre del Creador es Yajvé o Yavé, No Dios, que resulta ser un apodo que los literatos inventaron, puede ser que esté pasando lo mismo con el nombre Jesús; es importante que la CIENCIA respalde el credo religioso, pero mi mayor preocupación es el cumplimiento de la promesa de volver de Jesús, que no ha ocurrido , DOS MIL AÑOS DE ESPERA DE SU REGRESO es mucho tiempo si se toma en cuenta que soy un mortal pasajero, de pocos días de vida, quizá la ciencia nos de la sorpresa de encontrar algún signo de su regreso, las guerras por todos lados es simple aritmética, deja de ser un indicio, pues ya somos bastantes y muchos ambicionan poseer lo del vecino (robar), afortunadamente NO todos, por eso hay guerras, como la que padeció la población indígena de Guatemala.
    Hasta luego…

  4. DIA 14
    MIERCOLES DÍA 15
    JUEVES DÍA 16
    VIERNES DÍA 17
    SHABAT
    DÍA 13 MARTES YESHUA ES CRUCIFICADO A LAS 9 A.M. Y MUERE A LAS 3 P.M.
    YESHUA ES SEPULTADO UN POCO ANTES DE LAS 6 P.M.
    SE CELEBRA LA CENA DE PASCUA DIA DE REPOSO ANUAL DESPUES DEL DIA DE REPSOSO ANUAL LAS MUJERES COMPRAN ESPECIAS SHABAT SEMANAL
    RESURRECCIÓN DE YESHUA Después de las 6 pm.
    TARDE NOCHE COMIENZA EL MIERCOLES
    ULTIMA CENA DE YESHUA (Lc. 22: 15-16). COMIENZA EL JUEVES
    LA CENA DE PASCUA COMIENZA EL VIERNES COMIENZA EL SHABAT SEMANAL
    LAS MUJERES DESCANSAN SEGÚN EL MANDAMIENTO MADRUGADA DEL PRIMER DÍA DE LA SEMANA
    YA HA RESUCITADO
    NOCHE NOCHE DEL MIERCOLES NOCHE DEL JUEVES
    PRIMERA
    NOCHE NOCHE DEL VIERNES
    SEGUNDA NOCHE NOCHE DEL SABADO
    TERCERA NOCHE NOCHE DEL DOMINGO
    YA HA RESUCITADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s