4. Composición y recepción del libro de los Salmos [1/3]

4

Una vez que tenemos un conocimiento global del libro de los Salmos y de los peculiares géneros literarios que se encuentran en esta obra, vamos a ocuparnos ahora de reflexionar sobre el modo y circunstancias de la composición de este libro, para después prestar atención a las grandes líneas teológicas que se pueden apreciar en él.

El origen de las composiciones sálmicas.

David fue considerado genéricamente en la tradición judía y cristiana como autor de los Salmos, ya que es el personaje bíblico al que se le atribuyen más composiciones, y goza en la tradición de Israel de fama de buen músico y poeta.

Es más, al libro se le denomina también Salmos de David, sobre todo para distinguirlo de otra obra parecida, aunque mucho más breve y no inspirada, que circulaba entre los judíos en tiempos de Jesucristo con el nombre de Salmos de Salomón.

Es probable que el mismo rey David, o Salomón, compusiesen alguna pieza poética que ahora forme parte de algún salmo; pero en el estado en que los salmos han llegado hasta nosotros es imposible determinarlo. Por otra parte, las composiciones, que originariamente se transmitirían de forma oral, pudieron ir tomando de manera progresiva la forma que ahora presentan por escrito.

Lo más que se puede deducir del texto de algunas composiciones sálmicas es si refleja un ambiente anterior al destierro de Babilonia (siglo VI a.C.), época en la que existía la institución monárquica, o más bien delata un periodo posterior.

El tiempo de composición de los salmos va desde la época de la monarquía hasta el siglo II a.C., cuando posiblemente tendría lugar la recopilación final.

En cualquier caso, el momento de la composición de un salmo, o saber quién lo compusiera realmente, no es lo más importante, ya que los salmos son piezas poéticas inspiradas por Dios que, al ser releídas una y otra vez, se actualizan al momento en el que vuelven a hacerse oración de quienes las recitan. Se convierten en plegaria que «recuerda los acontecimientos salvadores del pasado y se extiende hasta la consumación de la historia; hace memoria de las promesas de Dios ya realizadas y espera al Mesías que les dará cumplimiento definitivo» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2586). Así pues, muchos salmos, que hablaban del rey o cantaban su gloria cuando la monarquía estaba vigente en Israel, más tarde, cuando ya no hubo reyes, siguieron recitándose y su contenido fue proyectado al rey ideal, al Mesías, objeto de esperanza.

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 10.02.12 a.m..png

La formación del libro de los salmos.

El libro de los Salmos deja entrever que se ha formado uniendo colecciones parciales que ya existían con anterioridad. Indicios claros de ese proceso son:

  •  la asignación en los títulos de algunos salmos en las diversas versiones a diversos autores y circunstancias. Ya hablamos de esto en la lección anterior.
  •  el que algún poema o parte de él se encuentre repetido. Es lo que sucede en Sal 14 en Sal 53; Sal 40,14-18 en Sal 70; Sal 57,8-12 y Sal 60,7-14 en Sal 108.
  •  el que en los Salmos que van del Salmo 42 al Salmo 83 se emplee sistemáticamente el nombre de Elohim para designar a Dios, mientras que en el resto de los salmos se le designe normalmente como Yhwh (Señor).

Las colecciones parciales que se pueden detectar a través de esos y otros indicios no coinciden del todo con las cinco partes que presenta ahora el libro y que quedan diferenciadas por la inclusión de doxologías.

Parece evidente, por tanto, que esa división en cinco libros fue realizada al final, quizá cuando ya se habían recopilado los poemas que integran el libro o al añadir los últimos a la colección.

Sin embargo, puede ayudar a comprender mejor el libro y la secuencia en él de los distintos salmos, señalar aquellas colecciones previas y la manera en que pudieron ir siendo agrupadas, aunque a veces no sea posible determinarlo con exactitud. En lo que se puede deducir del análisis de los textos serían las siguientes:

La colección «yahwista».

Los salmos 3-41 constituyen claramente una primera colección, tanto por ser atribuidos a David, como por el uso del nombre divino Yahweh y por una cierta lógica interna que puede descubrirse entre ellos.

Son en su mayor parte súplicas individuales llenas de confianza en el Señor, para ser recitadas en diversas circunstancias, sobre todo de aflicción, privadamente o en el Templo. También contiene himnos de alabanza a Dios creador y dueño de la naturaleza, así como oraciones por el rey.

La colección «elohista».

A partir de Sal 42 viene una serie de Salmos en los que se usa sistemáticamente el nombre de Elohim para designar a Dios. Con esta característica encontramos:

  •  un grupo de salmos atribuido a los «hijos de Coré» (Sal 42-49), familia de cantores del Templo relacionada con los levitas (cf. 1 Cro 9,31; 2 Cro 20,19);
  •  otra colección davídica (Sal 51-72);
  •  y un grupo de «salmos de Asaf» (Sal 73-83).

Se piensa que el conjunto es fruto de una revisión de estos materiales en la que se sustituyó el nombre divino de Yhwh por el de Elohim.

Otras colecciones añadidas.

A partir de Sal 90 se aprecian algunas otras colecciones, más bien breves, que pudieron haber sido añadidas a la recopilación ya existente y que van completando la obra:

  •  Aparece bien perfilado el grupo de Sal 93-100, que recoge cantos a la realeza de Dios,
  •  y —aunque no con tanta nitidez— el grupo de Sal 101-110, que está enmarcado por dos salmos reales y tiene como centro la proclamación del poder de Dios en la creación y en la historia.
  •  También Sal 111-118, introducidos todos ellos —excepto el 115— con el término «Aleluya», forman un grupo singular, el gran Hallel, que sirvió para la alabanza divina en las grandes fiestas.
  •  Los Salmos 90-92 podrían haber tenido la función de introducir estas colecciones parciales, y el Salmo 119, dedicado todo él a la Palabra de Dios, podría haber servido de colofón.
Inserción de otros salmos de alabanza.

Desde el Salmo 120 hasta el final del libro, es posible distinguir otras tres colecciones:

  •  Un conjunto de salmos bien definidos que son los «cantos de las subidas» (Sal 120-134),  un nuevo grupo de «salmos de David» (Sal 138-145),
  •  y los salmos aleluyáticos finales con los que se cierra el libro (Sal 146-150).

Con la presencia de estos últimos grupos en la recopilación final, el libro de los Salmos adquiere el carácter de libro para la alabanza divina, tanto a nivel individual como comunitario, sin perder las connotaciones anteriores.

Estructuración final.

Por lo que se refiere a las últimas fases en la composición del libro actual, se puede observar que en los salmos finales (Sal 146-150), que salmos de alabanza hacia los que se orienta actualmente todo el libro, vuelven a resonar invitaciones dirigidas a los reyes de la tierra y a las naciones, haciéndose eco de los salmos introductorios (Sal 1-2). Es lo que se aprecia con el Sal 1,5 en Sal 149,9; Sal 2,1 en 149,7; Sal 2,8 en Sal 149,8; Sal 2,10 en Sal 148,11. De esta forma el libro de los Salmos queda configurado como el libro de la alabanza al Señor.

Como ya se ha indicado, no es posible determinar si la división en cinco partes se llevó a cabo al completarse la colección o posteriormente. En cualquier caso, esa división no tiene en cuenta el conjunto «elohista», que queda dividido al comenzar la Parte III con los «salmos de Asaf» (Sal 73). Tampoco tiene en cuenta la unidad formada por Sal 101- 110, sino que, como hemos visto, hace terminar la Parte IV en Sal 106.

Al mismo tiempo que se detectan colecciones parciales en el interior del libro, o la división de éste en cinco partes, se percibe también la unidad y la lógica que guarda la secuencia de un salmo tras otro. Esa unidad se mantiene incluso en la secuencia de salmos pertenecientes a distintas colecciones, y de ahí la dificultad a veces de precisar sus límites.

Como introducción puede verse el vídeo de la UD4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s