4. Composición y recepción del libro de los Salmos [3/3]

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 10.06.24 a.m..png

El libro de los Salmos en el Nuevo Testamento.

El libro de los Salmos es el más citado en el Nuevo Testamento, sin duda porque los primeros cristianos lo conocían bien y porque veían en él profecías que se habían cumplido en Jesucristo. El uso de los salmos en el Nuevo Testamento orienta la lectura del libro por parte del cristiano y de la Iglesia. Según los evangelios Jesús apeló a algunos salmos en momentos especiales de su vida:

  •  para justificar las alabanzas que le tributaron los niños al entrar en Jerusalén: «¿No habéis leído nunca: De la boca de los pequeños y de los niños de pecho te preparaste la alabanza? (Sal 8,3) » (Mt 21,16).
  •  para dirigirse a Dios desde la cruz: Elí, Elí, ¿lemá sabacthaní? -es decir, Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? (Sal 22,2; Mt 27,46), y Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu (Sal 31,6; Lc 23,46);
  •  para explicar el odio que le tuvieron las autoridades judías: «Tenía que cumplirse la palabra que estaba escrita en su Ley: Me odiaron sin motivo (Sal 35,19)» (Jn 15,25);
  •  para ratificar sus enseñanzas: «no juréis de ningún modo; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del Gran Rey (Sal 48,3)» (Mt 5,34-35) o «¿No está escrito en vuestra Ley: Yo dije: “Sois dioses” (Sal 82,6?) (Jn 10,34);
  •  para mostrar el carácter trascendente del Mesías, superior a David: «cómo David, movido por el Espíritu, le llama Señor al decir: Dijo el Señor a mi Señor: “Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos bajo tus pies” (Sal 110,1)? (Mt 22,43-44);
  •  al Sal 118,22-23.26 o como clave para comprender su muerte: «¿Acaso no habéis leído en las Escrituras: La piedra que rechazaron los constructores, ésta ha llegado a ser la piedra angular. Es el Señor quien ha hecho esto y es admirable a nuestros ojos? (Sal 118,22-23)» (Mt 21,42); «os aseguro que ya no me veréis hasta que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor (118,26)» (Mt 23,39).

En todas estas ocasiones Jesús pone los salmos en relación con su Persona y con su enseñanza. También los rezó junto con sus discípulos en la última Cena (Mt 26,30) y se refirió expresamente a ellos, lo mismo que a la Ley y los Profetas, afirmando que hablaban de Él (Lc 24,44). De esta forma les daba un significado nuevo, trascendiendo el sentido que ya tenían pero en continuidad con él.

Después de los acontecimientos pascuales y siguiendo la orientación dada por Jesús, los Apóstoles entendieron que los salmos se habían cumplido en la vida terrena del Maestro y en la implantación de la Iglesia:

  •  Afirman que la forma de enseñar de Jesús mediante parábolas ya estaba predicha: «Todas estas cosas habló Jesús a las multitudes con parábolas y no les solía hablar nada sin parábolas, para que se cumpliese lo dicho por medio del Profeta: Abriré mi boca con parabolas (Sal 78,2)» (Mt 13,34-35).
  •  También dicen que estaban anunciados los sufrimientos de su pasión: «como Jesús sabía que todo estaba ya consumado, para que se cumpliera la Escritura, dijo: –Tengo sed (Sal 69,22) (Jn 19,28);
  •  Señalan que la gloria de su resurrección también estaba preanunciada en los Salmos: «Dios le resucitó rompiendo las ataduras de la muerte, porque no era posible que ésta lo retuviera bajo su dominio. En efecto, David dice de él: Tenía siempre presente al Señor ante mis ojos, porque está a mi derecha, para que yo no vacile. Por eso se alegró mi corazón y exultó mi lengua, y hasta mi carne descansará en la esperanza; porque no abandonarás mi alma en los infiernos, ni dejarás que tu Santo vea la corrupción. Me diste a conocer los caminos de la vida y me llenarás de alegría con tu presencia (Sal 16,8-11)» (Hch 2,24-28)
  •  San Pablo recoge en Rm 2,9-18 expresiones de distintos salmos para exponer la situación de la humanidad pecadora y necesitada de la redención de Cristo (Sal 5,10; 10,7; 14,1-3; 36,2; 140,4).
  •  En la carta a los Hebreos se muestra la superioridad de Cristo sobre los ángeles aplicándole a Él directamente las afirmaciones de Sal 2,7; 8,5-7; 45,7-8; 102,26-28; 104,4; 110,1 (cf. Hb 1,5-13); y su sacerdocio eterno se ve predicho en Sal 2,7 y 110,4: «Cristo no se apropió la gloria de ser Sumo Sacerdote, sino que se la otorgó el que le dijo: Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy. Asimismo, en otro lugar, dice también: Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec» (Hb 5,5-6).
  •  Asimismo en esta carta se exhorta a la esperanza y confianza en Dios para llegar a la patria celestial: «Por eso, como dice el Espíritu Santo: Si hoy escucháis su voz, no endurezcáis vuestros corazones como sucedió en la rebelión, el día de la tentación en el desierto, cuando vuestros padres me tentaron y me sometieron a prueba, aunque habían visto mis obras cuarenta años. Por eso me indigné contra esta generación y dije: “Están siempre extraviados en su corazón y no han conocido mis caminos”. Por eso juré en mi ira: “¡No entrarán en mi descanso!” (Sal 95,7-11). Vigilad, hermanos, para que ninguno de vosotros tenga un corazón malvado y sin fe que le haga apostatar del Dios vivo» (Heb 3,7-12).

El uso que se hace de los salmos en el Nuevo Testamento abre unas dimensiones de significado que desbordan el sentido que cada salmo tiene en el interior del Antiguo Testamento, y da a la misma literalidad de la composición una significación nueva, su sentido pleno.

La absoluta soberanía de Dios, su reinado, y su bondad, así como las actitudes humanas fundamentales reflejadas en los salmos —petición, alabanza, acción de gracias, meditación sapiencial, etc.—, volvemos a encontrarlas en el Nuevo Testamento desde la contemplación de una nueva manifestación de Dios y de su salvación. Jesús, en efecto, anuncia el Reino de Dios, y cuando se dirige a Dios como su Padre, alabándole o suplicándole, lleva a su culminación los sentimientos del hombre ante Él. Y así lo enseña a hacer en la oración del Padrenuestro en la que convergen los sentimientos y actitudes de los salmos, trasladados a un orden nuevo de relación del hombre con Dios y con los demás, caracterizado por la filiación divina y el perdón de las ofensas(Cfr. S. Agustín, Carta a Proba [carta 130, 12,22-13,34: CESL 44,65-68]).

En los escritos apostólicos, quizá recogiendo himnos de las primeras comunidades, se canta con un estilo similar al de los salmos la obra redentora de Cristo, su exaltación, la predicación del Evangelio a todas las naciones y la realidad de la Iglesia, nuevo pueblo de Dios integrado por judíos y gentiles (Flp 2,6-11; Rm 1,2-5; Ef 1, 3-14; Col 1,15-20).

Dos instituciones de Israel cobran especial relieve en los salmos: el rey como instrumento de la salvación otorgada por Dios, y el Templo como lugar de la presencia divina. Tanto el rey como el templo anuncian a Cristo, aunque de forma distinta, y culminan en Él:

  •  En los salmos del rey (Sal 2; 21; 45; 72 y 110) queda abierta y por cumplir la promesa de Dios sobre su Ungido, el descendiente de David. En el Nuevo Testamento se comprenderá que tales promesas se han cumplido en Jesucristo, y a él se aplicarán en sentido estricto expresiones que en los salmos sólo tenían sentido metafórico. Por eso a esos salmos se les ha llamado «salmos mesiánicos», aunque en realidad, todos pueden referirse a Cristo de una forma u otra (Lc 24, 44).
  •  Para los hombres del Antiguo Testamento el máximo encuentro con Dios se producía en el Templo de Jerusalén, y los salmos dejan constancia de la añoranza del lugar santo y del gozo de permanecer en él. En el Nuevo Testamento se proclama que Dios se hace presente en la Humanidad de Cristo, nuevo Templo (Jn 2,17-22); en Él se ofrece a todos los hombres la posibilidad de un encuentro filial con el Dios Creador y redentor. El cristiano aspira no a permanecer en el Templo, sino a vivir en Cristo.

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 10.08.31 a.m..png

Los Salmos en la vida de la Iglesia.

Siguiendo la orientación dada por Jesús y los autores del Nuevo Testamento, la Iglesia ha utilizado los salmos más que ningún otro libro del Antiguo Testamento, tanto en su oración litúrgica como en la enseñanza impartida, siempre desde la perspectiva de la plena Revelación en Cristo.

En la oración litúrgica Ya desde el siglo II d.C. hay testimonios del uso de los salmos en la liturgia cristiana. Servían para proclamar el mesianismo de Jesús, así como para la alabanza y la petición. También eran utilizados como oración en el momento de la muerte.

Más tarde, por el uso que de ellos hicieron los monjes, llegaron a ser la base para el rezo del oficio divino, en el que se integra el salterio completo, salvo algunos salmos con expresiones muy duras, y se distribuye en diferentes horas del día. En la Liturgia de las Horas de tradición latina se introdujo antes de cada salmo un título que resumiera su sentido y se señaló una sentencia del Nuevo Testamento o de los Padres que invitara a rezarlo en sentido criptológico. Asimismo, los salmos sirven de respuesta comunitaria a la lectura del Antiguo Testamento en la Santa MisaA la luz de estos usos litúrgicos se ve que «los Salmos, usados por Cristo en su oración y que en Él encuentran su cumplimiento, continúan siendo esenciales en la oración de su Iglesia (cf. IGLH 100-109)» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2586).

Los santos Padres

En la enseñanza de los Santos Padres y en los escritores posteriores Los comentarios de los Santos Padres a los salmos son muy numerosos. En ellos, desarrollan y explican su aplicación a Jesucristo y a la vida cristiana. Entienden que los salmos hablan de Cristo siempre que en ellos aparece de una forma u otra el rey mesías, e interpretan tipológicamente situaciones expresadas en los salmos como vividas por Jesucristo. Otras veces escuchan en los salmos al mismo Cristo, entendiendo que quien habla en ellos es el Espíritu Santo que se sirve de distintos «autores» para representar a Cristo.

Los Santos Padres desarrollan asimismo la aplicación de los salmos a la vida cristiana, poniendo de relieve el camino espiritual y ético que van marcando al hombre.

Comentarios de los Salmos

En la Antigüedad cabe destacar los Comentarios homiléticos de San Juan Crisóstomo (345-407) a unos sesenta salmos, con una orientación predominantemente ascética y moral, y los de San Agustín (354-430), también en forma de homilías, con una orientación más doctrinal y eclesial. Las cuestiones gramaticales e históricas ocuparon a autores como San Jerónimo (349-419) y Teodoro de Mopsuestia (+ 428). En la época bizantina proliferaron las Catenae, o explicaciones hechas mediante la unión de pasajes de los comentaristas anteriores tomados como «autoridades».

De la Edad Media sobresalen los comentarios de Santo Tomás de Aquino (1225-1274) sobre cincuenta y un salmos, los de San Buenaventura (+1274) y San Alberto Magno (+1280), todos ellos realizando una lectura espiritual de los salmos desde el Nuevo Testamento. Entre los judíos, que partían del texto hebreo, se ha fijado más la atención en cuestiones filológicas e históricas, aunque también predomina el sentido de edificación espiritual.

En el renacimiento se comienza a prestar atención al texto hebreo también entre los cristianos, sin que por ello falten comentarios como el de Belarmino, que exponen con profundidad la dimensión espiritual.

Actualmente, y sin perder de vista las adquisiciones anteriores, el estudio se orienta a comprender cada uno de ellos en el contexto en el que se ha transmitido, ya sea atendiendo al marco de la vida litúrgica y religiosa de Israel, ya sea prestando atención al contexto literario dentro del libro en su conjunto, y en el más amplio de la Sagrada Escritura.

Hasta aquí este interesante tema acerca de la composición literaria de los Salmos

Bibliografía:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s