5. El libro de los Proverbios [1/3]

5

Esta entrada pertenece al repaso de los libros poéticos y sapienciales.

Nombre y lugar que ocupa

En la Biblia griega y en la versión latina de la Vulgata, después de los Salmos figura un libro en el que se incluyen varias colecciones de máximas, refranes y comparaciones. En la Biblia hebrea figura entre los ketubim Escritos»), inmediatamente detrás de Job.

Como en hebreo se llama masal a cada una de esas sentencias, el libro ha sido llamado mesalim, esto es, «Proverbios». En su conjunto es un compendio de sabiduría humana integrada en la fe en el Señor, Dios de Israel. Se trata quizás del escrito que mejor caracteriza la literatura bíblica sapiencial.

Estructura y síntesis del contenido

Resultado de imagen para bibleplaces.comDesde el comienzo del libro ya nos advierte del propósito con el que se escribió (cfr. Pro 1,1-7). Según el Prólogo, sólo encuentra la verdadera sabiduría quien teme al Señor, quien aprende de cuanto le rodea y sucede, y siempre y cuando preste la debida reverencia a su Creador.

El libro es una recopilación de máximas de sabios en el que no se aprecia a primera vista un orden bien definido. No obstante, se pueden distinguir siete colecciones, de diverso origen y antigüedad, algunas de las cuales van precedidas por un título propio. Las mismas colecciones, pero en un orden diferente, aparecen en el texto griego de los Setenta. Esta circunstancia indica que, efectivamente, el libro no ha sido escrito de principio a fin siguiendo un plan lógico preconcebido, sino que se ha compuesto recogiendo y estructurando diversas recopilaciones de proverbios más antiguas.

Esas colecciones van precedidas por un largo prólogo, en el que se hace una invitación a la adquisición de la Sabiduría, y se cierran con un bello epílogo. El texto en su conjunto podría quedar estructurado de la siguiente manera:

  • Prólogo: Elección entre sabiduría y necedad (1,1-9,18). Se trata de una larga invitación [de 9 cap.] a dejarse educar. Está compuesta de diez lecciones y en ella se incluyen tres poemas en los que se exhorta a escuchar la instrucción, guardar lo adquirido y buscar la familiaridad con la Sabiduría (Pr 1,8-9; 4,1-13 y 7,1-5). A la vez se anima a acoger su llamada mostrando el contraste entre la voz de la Sabiduría que invita a su seguimiento y el reclamo de la «mujer ajena», es decir, de la provocación a seguir el camino de los pecadores.
  • Primera colección de Proverbios de Salomón (10,1-22,16). Larga serie de proverbios breves precedidos por el título: «Proverbios de Salomón».
  • Colección de Máximas de los Sabios (22,17-24,22). Elenco de máximas de poca extensión. La primera parte presenta gran similitud con el libro egipcio de Amen-em-Ope, y el resto es una recopilación heterogénea de sentencias.
  • Apéndice a las Máximas de los Sabios (24,23-34). Breve colección de máximas análogas a las anteriores, precedida por el encabezamiento: «También estas máximas pertenecen a los sabios».
  • Segunda colección de Proverbios de Salomón (25,1-29,27). Se inicia con la indicación: «También éstos son proverbios de Salomón que copiaron los hombres de Ezequías, rey de Judá», y ofrece muchos materiales al menos tan antiguos como los de la primera colección.
  • Dichos de Agur (30,1-14). Tienen el encabezamiento: «Palabras de Agur, hijo de Yaqué, de Massá». Los primeros recuerdan el estilo y la temática del libro de Job, y tras ellos sigue un poema a modo de oración y algunas recomendaciones.
  • Proverbios numéricos (30,15-33). No llevan título ni indicación alguna acerca de a quién se le atribuyen, y tienen en común el utilizar reglas numéricas para favorecer la memorización.
  • Dichos de Lemuel (31,1-9). Consejos de una madre a su hijo, precedidos del título: «Palabras de Lemuel, rey de Massá, que le enseñó su madre».
  • Epílogo: Canto de la mujer fuerte (31,10-31). Hermoso poema acróstico (la primera vocal de cada uno de sus versos sigue el orden del alfabeto hebreo desde el principio hasta el final) acerca de las cualidades que adornan a la que se considera mujer ideal en el ámbito de una familia rural del antiguo Israel.

El texto griego de los Setenta contiene las mismas colecciones, aunque estructuradas de un modo diverso, de tal forma que los «Proverbios numéricos» van tras las «máximas de los sabios», y el canto de la mujer fuerte tras la segunda colección salomónica.

Aquí para enlazar con un vídeo sobre Proverbios

[seguimos]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s