5. El libro de los Proverbios [2/3]

Composición

Resultado de imagen para bibleplaces.comLa diversa forma en que se ha trasmitido el libro de los Proverbios en hebreo y en griego refleja su complejo proceso de composición y deja ver que las colecciones de máximas y sentencias que se incluyen en él circulaban con anterioridad a su recopilación final.

La tradición de Israel atribuía a Salomón una sabiduría extraordinaria que se había plasmado en tres mil comparaciones y proverbios (1 R 5,12). Esa creencia queda reflejada en Proverbios, donde se recogen, como hemos visto, varias colecciones atribuidas al rey sabio. Tal dato concuerda en cierto modo con el hecho de que en este libro los proverbios más antiguos reflejan una estructura social que encaja en el contexto histórico de la monarquía, en la época anterior al destierro (siglos X-VI a.C.). Por eso, es probable que el núcleo original del libro fuera una recopilación de esos proverbios, bien en forma oral o escrita, que se completó más tarde (en torno al año 700 a.C.) con la colección de los «proverbios de Salomón que copiaron los hombres de Ezequías, rey de Judá» (Pr 25,1) y que quizá estuvieran destinados a la instrucción de los jóvenes en la corte de Jerusalén.

Más adelante se irían añadiendo una tras otra las demás colecciones de diversas procedencias, hasta que el redactor final le dio su forma actual. Al realizar esta tarea, compuso un largo prólogo, con un estilo propio e inconfundible, para que sirviera de introducción al «manual» de sentencias y animase a su aprendizaje, y situó el hermoso poema de la «mujer fuerte» como colofón final. A su prólogo le puso como título «Proverbios de Salomón», título que abarca desde entonces toda la obra.

Esta última fase del proceso tuvo lugar en la época post-exílica y se culminó probablemente durante los últimos años de la dominación persa en el siglo IV a.C. Sin embargo, todavía no estaba fijado el orden en que se introducían las colecciones, como muestra el hecho de que en la versión griega aparezcan con distinta disposición.

La tradición sapiencial en el próximo oriente antiguo e Israel

Resultado de imagen para bibleplaces.comLa tradición sapiencial de Israel tiene manifestaciones análogas a las habituales en otras regiones del próximo oriente antiguo. Hoy día se conocen varias recopilaciones de enseñanzas sapienciales de diversas épocas y áreas geográficas.

El origen exacto de las colecciones de refranes y sentencias contenidas en el libro de Proverbios es objeto de debate. Por una parte, parece probable que muchos proverbios procedieran del ámbito familiar, ámbito donde se adquiría la primera instrucción necesaria para desenvolverse en la vida. Un buen número de ellos eran fruto de la experiencia: de la observación de la realidad y de una profunda reflexión sobre ella, que llevaba a acuñar en máximas esa sabiduría experimental. Por otra parte, parece también probable que otros muchos aforismos tuvieran su origen y fueran recopilados en un ámbito escolar. Aunque no se conoce con certeza el contenido de la formación impartida en las escuelas ordinarias del antiguo Israel, el descubrimiento de algunos textos didácticos de estilo «sapiencial» empleados en las escuelas egipcias o mesopotámicas hace pensar a algunos estudiosos que los textos bíblicos de esas características habrían podido tener un origen similar.

De ahí que unas breves pinceladas sobre la educación en el antiguo Israel puedan resultar útiles para ilustrar el ambiente en que nacieron las colecciones de sentencias y proverbios.

  • La instrucción habitual de los jóvenes en el próximo oriente antiguo estaba dirigida a la formación de príncipes, funcionarios y personas llamadas a desempeñar cargos de responsabilidad en el gobierno o en la administración de justicia. La arqueología atestigua que a partir del siglo VIII a.C., momento en que se produjo una notable difusión de la escritura, hubo una proliferación de escuelas que proporcionaban alfabetización y cierta instrucción a los funcionarios intermedios o incluso de rango inferior. En Israel, lo mismo que en las regiones vecinas, la instauración de la monarquía también hizo surgir la necesidad de preparar un cuerpo de funcionarios competentes. En las escuelas, diversos grupos de jóvenes recibirían durante varios años la preparación adecuada para formar parte de las clases dirigentes del país. Algunas referencias en los libros de los Reyes así parecen confirmarlo (1 R 12,8; 2 R 10,1).
  • Los métodos de enseñanza debían de ser análogos a los que se empleaban en otros países del creciente fértil. Estaban basados en la repetición oral de frases para grabarlas en la memoria, sin que faltasen los castigos corporales como apoyo a la instrucción. A ellos se alude en el libro de los Proverbios (cfr. Pr 23,12-13). Así pues, el maestro animaba al discípulo a que escuchara y retuviese su enseñanza (cfr. Pr 5,1; 3,1) y le insistía en que conservara en la memoria la bondad y justicia que le enseñaban: «Escríbelas sobre la tabla de tu corazón» (Pr 3,3). Al mismo tiempo se consideraba que las reprimendas y castigos tenían su utilidad (cfr. Pr 29,15).
  • Para llamar la atención del discípulo, así como para facilitar que retuviera en su memoria la enseñanza, se empleaban varios recursos de dicción. Por ejemplo, es muy frecuente el paralelismo, esto es, la expresión de un pensamiento en dos frases breves en las que se incide en dos ideas análogas expresadas con distintas palabras (paralelismo sinonímico), o bien (y suele ser lo más frecuente) en dos frases donde la segunda tiene el mismo esquema que la primera, pero su contenido marca un contraste con ella (paralelismo antitético). Otra forma de expresión que causa impacto en el lector es la comparación (cfr. Pr 10,26).

Así pues, parece probable que muchas máximas de sabiduría se originaran en un ambiente popular. Después, personas instruidas en el ámbito escolar o individuos especialmente capacitados que cultivaron la educación de los demás llevaron a cabo su recopilación literaria. Las reflexiones de otros pueblos y el intercambio de ideas fueron otra notable fuente de enriquecimiento cultural, que no dejó de ser aprovechado por los sabios de Israel.  Todo eso fue configurando una rica tradición sapiencial que los maestros transmitieron a las nuevas generaciones.

[seguimos]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s