Profecías mesiánicas acerca de “cuándo” habría de venir el Mesías

Existen algunas profecías mesiánicas en las que se determinaba algo tan importante como el tiempo de la llegada del Mesías. En esta entrada vamos a ver tres. La más importante es la de Daniel 9, 24-27.

Captura de pantalla 2017-12-12 a las 8.49.06 a.m..png

La Profecía de Daniel 9, 24-27

  • Esta profecía parece indicar que el Mesías llegaría alrededor del año 26 d.C, que precisamente es la fecha que muchos expertos proponen para el bautismo de Jesús por Juan, y del comienzo de su ministerio público.
  • La profecía también indica que moriría entre tres a cuatro años más tarde, cosa que ocurrió.
  • Por último, la profecía afirma que el Templo sería destruido poco después; de hecho los romanos destruyen en el año 70 d.C.

Algunos exégetas consideran que Daniel 9 se refiere a las persecuciones de los judíos bajo Antíoco IV, las cuales comenzaron aproximadamente en el año 171 a.C. Pero tanto esta interpretación como la Mesiánica pueden ser verdaderas, pues una profecía puede tener múltiples aplicaciones. De hecho esta profecía parece hacer referencia a tres tipos de desolación: la de Antíoco IV, la destrucción del Templo por los romanos, y la cercana al fin del mundo bajo el anticristo. 

La profecía de Daniel 9, 24-27 dice así: 24 Setenta semanas están decretadas sobre tu pueblo y tu ciudad santa; para poner fin al delito, cancelar el pecado y expiar el crimen, para traer una justicia eterna, para que se cumpla la visión y la profecía, y para ungir el santo de los santos.

25 Has de saberlo y comprenderlo: desde que se decretó la vuelta y la reconstrucción de Jerusalén hasta un príncipe ungido [Cristo] pasarán siete semanas; y pasarán sesenta y dos semanas; y entonces será reconstruida con calles y fosos, pero serán tiempos de angustia. 26 Pasadas las sesenta y dos semanas, matarán a un ungido [Cristo] sin encontrar culpa en él. Vendrá un rey con su tropa y arrasará la ciudad y el templo, pero su final será un cataclismo; guerra y destrucción están decretadas hasta el fin. 27 Hará una alianza firme con muchos durante una semana. Durante media semana hará cesar sacrificios y ofrendas. Pondrá sobre el altar la abominación de la desolación, hasta que el fin decretado le llegue al desolador.”

Se necesitan algunas claves para descifrar este pasaje. Las ponemos a continuación:

  1. En hebreo la palabra “semana” es la misma palabra que para “siete”, y un día puede hacer referencia a un año; es decir “siete semanas” [7 x 7] también significa 49 años, y “sesenta y dos semanas” [62 x 7] serían 434 años y “setenta semanas” [70 x 7] son 490 años.
  2. Pues bien, si la orden de reedificar Jerusalén se refiere a la orden dada por el rey Artajerjes [cfr. Esd 6,14 y 7,1: Esd 7,11-27], la cual fue dada en el año 458 a.C., entonces cuando se dice: “25… desde que se decretó la vuelta y la reconstrucción de Jerusalén hasta un príncipe ungido [Cristo] pasarán siete semanas; esas “siete semanas” [7 x 7] serían los 49 años que debió de durar la reconstrucción de la muralla de Jerusalén. Deducimos ese tiempo porque 49 años después del decreto de Artajerges, en el año 409 a.C. [458 – 49 = 409], Nehemías terminó su mandato como gobernador de Judea.
  3. 25… y pasarán sesenta y dos semanas”. Si ahora añadimos sesenta y dos semanas [es decir 62 x 7 = 434 años], nos encontramos en el año 26 d.C. [409 + 26 = 434], que es el año en que muchos [incluido el obispo historiador Eusebio] consideran fue el momento del bautismo de Jesús por Juan y el comienzo de su vida pública. Ahora se entiende con claridad la expresión intercalada entre las dos fechas: “hasta un príncipe ungido [Cristo]“. Es decir: desde el decreto de Artajerjes pasarán 49 años y 434 años hasta que en el 26 d.C. aparezca un príncipe ungido = Cristo. De este modo la profecía se aplicaría perfectamente a Jesús como Mesías.
  4. A continuación, sin precisar fechas, tan solo se dice que ocurrirá “pasadas las sesenta y dos semanas”, se predicen dos cosas importantes: 1) la muerte del Ungido inocente, cosa que ocurriría tres años y medio después del 26 d.C.; y 2) la destrucción del Templo y la ciudad que sucedió en el año 70 d.C.: “26 Pasadas las sesenta y dos semanas, matarán a un ungido [Cristo] sin que se encuentre culpa en él. Vendrá un rey con su tropa y arrasará la ciudad y el templo”. La parte final del versículo, parece hacer referencia al fin de los tiempos: “pero su final será un cataclismo; guerra y destrucción están decretadas hasta el fin.”
  5. A continuación se detalla lo siguiente:”27 Hará una alianza firme con muchos durante una semana. Durante media semana hará cesar sacrificios y ofrendas. pondrá sobre el altar la abominación de la desolación, hasta que el fin decretado le llegue al desolador.” Algunos elementos de esta parte de la profecía se corresponden mejor con Antíoco IV, pero otros no. Sin embargo puede aplicarse a Cristo muy bien la siguiente referencia: “durante media semana”, es decir tres años y medio, que es lo que se estima duró el ministerio público [tres años y cuatro meses desde el bautismo hasta la crucifixión] “hará cesar sacrificios y ofrendas“, y es que en el momento de la crucifixión se rasgó el velo del Templo de arriba abajo, una señal inequívoca de que los sacrificios del templo no serán ya de utilidad desde ese momento. El hecho de que los sacrificios del Templo dejaron de tener eficacia a partir de la crucifixión se confirma por un pasaje del Talmud [Rosh Hashanah 31 b].

Resumiendo: ni todos los elementos de la profecía se aplican integramente a Antioco IV, ni a Jesucristo, ni al final de los tiempos. Más bien parecen intercalarse los diversos elementos proféticos de cada momento histórico, los cuales poco a poco se van desvelando con claridad conforme se van presentando los acontecimientos históricos a los que parece hacer referencia: Antíoco IV, Jesucristo y el final de los tiempos.

Las profecías de Ageo, Malaquías y Zacarías

ZacariasExisten otras profecías referentes al Mesías en el caso de los profetas Ageo, Zacarías y Malaquías, que están íntimamente relacionadas con la edificación del Segundo Templo de Jerusalén. Después de volver del Exilio, los judíos comenzaron a construir -sin mucho entusiasmo- el Segundo Templo en el lugar del destruido Templo de Salomón. Todo el país yacía en ruinas, de suerte que muchos judíos primero querían reconstruir sus propias casas. Los profetas del periodo de post-exilio animaban al pueblo en la reedificación del Templo. Para alentarlos, los profetas les decían que a pesar de estar este Segundo Templo muy por debajo del anterior Templo de Salomón en su aspecto exterior, este nuevo templo lo sobrepasará por mucho debido a su importancia espiritual: la causa de la mayor gloria de este Segundo Templo residía en el hecho de que sería visitado por el esperado Mesías. De este modo se profetiza que el Mesías llegaría antes -no después- de la destrucción del Segundo Templo que tuvo lugar el año 70 d.C por Tito. Periodo que coincide con el tiempo en el que vivió Jesús.

A continuación vamos a presentar, una tras otra, las correspondientes profecías de Ageo, Zacarías y Malaquías, pues se complementan entre sí:

  1. La profecía de Ageo 2, 6-9 dice así: “6 Pues esto dice el Señor del universo: Dentro de poco haré temblar cielos y tierra, mares y tierra firme. 7 Haré temblar a todos los pueblos, que vendrán con todas sus riquezas y llenaré este templo de gloria, dice el Señor del universo. 8 Míos son la plata y el oro —oráculo del Señor del universo—. 9 Mayor será la gloria de este segundo templo que la del primero, dice el Señor del universo. Y derramaré paz y prosperidad en este lugar, oráculo del Señor del universo».La vida del Señor transcurre antes de la destrucción del Segundo Templo llevada a cabo por los romanos en el 70 d.C. Herodes lo reformó, ampliándolo y enriqueciéndolo muchísimo. Pero es Jesús quien afirma categóricamente en Juan 2, 19-21, tras la purificación del templo, que es Él quien lo restaurará definitivamente: 19 Jesús contestó: “destruid este templo, y en tres días lo levantaré”. 20 Los judíos replicaron: “Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, y tú lo vas a levantar en tres días?”. 21 Pero él hablaba del Templo de su Cuerpo.” Esta misma idea es la que se repite a continuación en la siguiente profecía
  2. La profecía de Zacarías 6, 12-13 dice así: “12 Y le dirás: Esto dice el Señor del universo: Este es el hombre llamado Germen; | germinará de sus raíces | y construirá el santuario del Señor. 13 Él construirá el santuario del Señor; asumirá la dignidad real, se sentará en su trono y reinará. En su trono también estará un sacerdote, y la concordia reinará entre ambos.”. Según Zacarías, el Mesías tendría que edificar el Templo del Señor. Se trata de un templo que pueda cobijar a todos los pueblos del mundo: la Iglesia (Lev 26,11-12: “11 Pondré mi morada en medio de vosotros y no os rechazaré. 12 Me pasearé en medio de vosotros y seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.”).
  3. La profecía de Malaquías 3, 1-4 habla de la llegada del Mesías a este Segundo Templo, por tanto también es un indicio de que llegaría antes de su destrucción en el 70 d.C.: “3,1 Voy a enviar a mi mensajero para que prepare el camino ante mí. De repente llegará a su santuario el Señor a quien vosotros andáis buscando; y el mensajero de la alianza en quien os regocijáis, mirad que está llegando, dice el Señor del universo. 2 ¿Quién resistirá el día de su llegada? ¿Quién se mantendrá en pie ante su mirada? Pues es como fuego de fundidor, como lejía de lavandero. 3 Se sentará como fundidor que refina la plata; refinará a los levitas y los acrisolará como oro y plata, y el Señor recibirá ofrenda y oblación justas. 4 Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en tiempos pasados, como antaño.” Malaquías fue el último profeta del “Mensajeropara la preparación del camino al Señor. 

Conclusión

Tanto la precisa profecía de Daniel, como las otras tres profecías [de Ageo, Zacarías y Malaquías] predicen con gran acierto y precisión el tiempo en el que aparecería el Mesías esperado por Israel y están en plena coincidencia con el tiempo que Jesucristo pasó entre nosotros. Deo gratias!

Anuncios

2 comentarios en “Profecías mesiánicas acerca de “cuándo” habría de venir el Mesías”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s