La Carta a Filemón [repaso]

Esta entrada es parte del Repaso de la Cartas de san Pablo. Ya hemos dedicado una entrada del blog a esta Carta en: La carta a Filemón. Sin embargo, como se van produciendo algunas novedades pedagógicas y académicas, nos parece oportuno realizar este nuevo trabajo a modo de repaso. En la Bibliografía de abajo se pueden consultar algunos problemas y cuestiones abiertas de esta Carta.

El destinatario era un joven cristiano, respetado y de buena posición, de alguna ciudad de Frigia, muy probablemente Colosas, en cuya casa se reunía una primitiva iglesia doméstica. Pablo le saluda junto con Afia, probablemente la esposa de Filemón, y Arquipo (¿su hijo?), así como a la iglesia que se reúne en su casa (2). Al parecer, Filemón se había convertido gracias a los esfuerzos de Pablo (19).

Introducción

La carta de Pablo a Filemón fue escrita durante uno de los muchos encarcelamientos de Pablo. En realidad es su carta más corta en el nuevo testamento pero no dejes que su tamaño te engañe. Realmente es una de las más explosivas que Pablo escribió.

En el trasfondo de la historia que podemos deducir dentro de la carta es que Filemón era un ciudadano romano adinerado de Colosas, quien probablemente conoció a Pablo durante su misión en Efeso, y se volvió un seguidor de Jesús. Y después, cuando el compañero de Epafras comenzó un comunidad de Jesús en Colosas, Filemón se convirtió en un líder de una iglesia que se reunía en su casa. Filemón, como todo patriarca en el mundo romano, poseía esclavos, uno de ellos se llamaba Onésimo. En algún momento, estos dos tuvieron un conflicto serio. Onésimo defraudó a Filemón de alguna manera. Quizás fue robo o tal vez lo engañó. No sabemos con exactitud. Pero más tarde, Onésimo huyó. Eventualmente Onésimo viene a Pablo en prisión, posiblemente para pedir ayuda. En el proceso, se convirtió en un seguidor de Jesús y un amado asistente de Pablo. Así que Pablo se encuentra en una situación difícil y delicada mientras escribe esta carta. Le va a pedir a Filemón no sólo perdonar a Onésimo y recibirlo devuelta sino también adoptarlo como un hermano en el Mesías y no más como un esclavo.

A continuación veremos como Pablo expone todo esto a Filemón en la Carta

Un esquema de la Carta

Pablo abre con una oración primero alabando a Filemón y agradeciendo a Dios por el amor y fidelidad que ha mostrado a Jesús y a su gente. El después allana el camino para su petición con esta línea, “Yo oro por el compañerismo que nace de tu fe que efectivamente te guíe a reconocer las buenas cosas que nos dirigen al mesías”. La palabra clave aquí es “comunión” o en griego “koinonia”. Significa “compartir” o “mútua percepción”. Es cuando dos o más personas reciben algo junto y lo comparten, volviéndose compañeros. Pablo dice que su fidelidad a Jesús significa reconocer que todos sus seguidores son compañeros iguales quienes comparten juntos el regalo del amor y gracia de Dios. Para Pablo, esta experiencia de “koinonia” entre los seguidores de Jesús no solo es una idea sobre la que piensas. Es algo que haces en tus relaciones, lo que mueve a Pablo a su petición.

Él finalmente menciona a Onésimo. Él dice que se ha convertido en el hijo de Pablo en prisión, es decir, que Pablo llevó a Onésimo a dedicar su vida y alianza a Jesús. Así que Pablo y Onésimo son miembros de la familia del Mesías. El ha servido a Pablo fielmente en prisión. Aunque Pablo quiere conservarlo, sabe que este conflicto sin resolver con Filemón tiene que ser resuelto si ellos dicen ser seguidores de Jesús. Lo cual mueve a Pablo a su atrevida petición: que Filemón reciba a Onésimo de vuelta, no más como esclavo pero más que un esclavo, como un amado hermando en el Señor. Esta es un orden realmente difícil.

Bajo la ley romana, Filemón tiene todo derecho de castigar a Onésimo o ponerlo en prisión. Pablo no sólo le pide que perdone a Onésimo, sino también que reciba de vuelta a su antiguo esclavo en Colosas como un socio equalitario, como miembro de la familia. Esto es mucho más que amabilidad. Esto no se había escuchado nunca hasta entonces. Es liberar al esclavo y después tratarlo como un miembro de la familia. Desafía el estrato social del orden romano.

¿Por qué debería Filemón hacer tal cosa? Aquí, Pablo hace una movida brillante. Recuerda la palabra clave de la oración de apertura. Él dice, si realmente eres un compañero –estas en comunión- conmigo… Es esa palabra griega “koinonia” otra vez que reciba a Onésimo como si fuera él. Si él le ha fallado o le debe cualquier cosa, se lo cobre a él y él lo repondrá. En esta solicitud vemos el corazón del mensaje del evangelio de Pablo actuando. Primero que nada, es acerca de reconciliación. Es justo como le dijo a los corintios. “En el Mesías, Dios ha reconciliado al mundo con Él, no tomando en cuenta el pecado de la gente en su contra.” En esta situación, Pablo se está colocando en lugar de Jesús. El absorberá las consecuencias de las malas acciones de Onésimo. El pagará los costos para que sea reconciliado con Filemón. Pero el mensaje de Pablo era más que una transacción legal. Es también sobre “koinonia”. Onésimo, Filemón y Pablo son todos iguales ante Dios. Ellos comparten la misma necesidad de perdón. El nivelador es ante la cruz, lo que significa que Filemón y Onésimo no pueden relacionarse más como amo y esclavo. Son miembros de la Iglesia. Son hermanos en el Mesías. Como Pablo dijo a Filemón y toda la iglesia de Colosas, en la nueva familia de Dios la gente no es griega o judía, circuncisa o incircuncisa, extranjeros o incivilizados, esclavos o libres. Pero el Mesías es todo y está en todo su pueblo.

Pablo cierra la carta teniendo confianza de que Filemón hará más de lo que Pablo ha pedido. Él le pide preparar un cuarto de visitas porque quiere visitarlos tan pronto como salga de prisión. Después, con salutaciones finales, Pablo termina la carta. La carta a Filemón es poderosa por muchas razones. Es la única carta donde Pablo no hace mención explícita de la muerte o resurrección de Jesús. No es una equivocación. No necesita explicar la cruz con palabras porque la está demostrando a través de sus acciones. Pablo esta aquí encarnando el significado de la cruz. El se ha puesto a si mismo como medio en el cual Onésimo y Filemón sean reconciliados con Dios y entre ambos.

Esta carta también nos muestra que las implicaciones de las buenas noticias acerca de Jesús son extremadamente personal y nunca privadas. El hecho de que Filemón y Onésimo sean ahora hermanos en el Mesías hace que su relación amo-esclavo sea totalmente irrelevante. La Iglesia de Jesús es el lugar donde todos son recipientes de la gracia de Dios. Es un nuevo tipo de sociedad o “nueva humanidad” como él le llama en la carta a los colosenses, donde el valor de la gente y estrato social no es definido por raza, género o clase social o económica. En el Mesías hay simplemente nuevos humanos que son compañeros por igual; que juntos comparten la misericordia sanadora de Dios a través de Jesús. Y eso de los que se trata la carta Pablo a Filemón.

Aquí para entrada al vídeo de la carta Filemón

Leyendo la Carta de Pablo a Filemón

Aquí ponemos la secuencias de ideas conforme aparecen en la Carta

1. Introducción epistolar (vv. 1-7).

a) Encabezamiento (vv. 1s). Según parece, el padre, la madre y el hijo acogen a una “iglesia” en su casa (v. 2).

b) Exordio: elogio de Filemón (vv. 3-7). Se subrayan, casi confundiéndolas, la caridad y la fe (v. 5), insistiendo en que la fe se convierte en caridad (v. 6).

2. Cuerpo de la carta (vv. 8-20)

a) Planteamiento (vv. 8-14): Después de presentar sus títulos (vv. 8s), el apóstol expone que Onésimo ha ganado mucho en valor (vv. 10-12) y podía representarle a él ante Pablo (v. 13), pero quiere contar con su dueño (v. 14).

b) Solución (vv. 15-20). Propone lo contrario: que represente a Pablo ante Filemón (vv. 15-17). Se siente tan identificado con el esclavo, que se compromete formalmente a pagar su deuda (vv. 18s) y pide que el mismo Filemón se vuelva “Onésimo”, es decir “deseable”, atendiendo el ruego de Pablo (v. 20: onaimên, aludiendo al nombre “Onésimo”).

3. Final epistolar (vv. 21-25).

Gracia que espera obtener (v. 21) y celebrar con una visita (v. 22). Termina con saludos y bendiciones (vv. 23-25).

Bibliografía

  • Contamos, como ya hemos dicho, con el interesante comentario, aunque actualmente agotado, de González Ruiz a las Cartas de la Cautividad.
  • También tenemos los comentarios completos y equilibrados de Gnilka, a Filemón (1982); de E. Lohse (Filemón, 1982); de R.P. Martin (Filemón en 1981); de F.F. Bruce (Filemón, 1984);
  • Aparte las obras de Pesch, Mengel y Schenk, centradas respectivamente en la comunidad, la situación y la composición de Filipenses.

2 comentarios sobre “La Carta a Filemón [repaso]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s