La Carta a los Colosenses [repaso]

Esta entrada es parte del Repaso de la Cartas de san Pablo. Ya hemos dedicado varias entradas del blog a esta carta reunidas en Carta a los Colosenses (Col), en la que se exponen las cuestiones más básicas. Sin embargo, como se van produciendo algunas novedades pedagógicas y académicas, nos parece oportuno realizar este nuevo trabajo a modo de repaso. En la Bibliografía de abajo se pueden consultar algunos problemas y cuestiones abiertas de esta Carta.

Introducción

La carta de Pablo a los Colosenses fue escrita durante uno de los muchos encarcelamientos de Pablo el apóstol por anunciar a Jesús como el Señor resucitado. La carta está dirigida a un grupo de personas que Pablo nunca había conocido y por tanto a una comunidad que el no inició. Esta iglesia en Colosas fue iniciada por un compañero de Pablo llamado Epafras que en realidad era de esa ciudad. Epafras había visitado recientemente Pablo en prisión y le ponía al día sobre qué tan bien lo estaban haciendo los Colosenses en general. Pero también menciona algunas de las presiones culturales tentándoles a alejarse de Jesús. Así que Pablo escribió esta carta para alentar a los Colosenses, para abordar las cuestiones que había planteado Epafras y luego a desafiarlos a una mayor devoción a Jesús.

Un posible esquema

El diseño y el flujo del pensamiento de la carta son bastante fáciles de seguir. El movimiento de apertura se centra en Jesús como el Mesías exaltado. Pablo entonces pasa a mostrar cómo su sufrimiento en la cárcel es para el Jesús exaltado. Luego se dirige a las presiones tentadoras a los colosenses que los alejan de Jesús. Después de esto se explora la nueva forma de vida que la resurrección de Jesús abrió para ellos.

La carta abre con dos oraciones. Pablo da gracias a Dios primero que aprendió de Epafras que los colosenses han sido totalmente fieles a Jesús, mostrando amor a Dios y a sus vecinos todo a causa de la esperanza que tienen en la nueva creación que Jesús tiene provista. El continúa orando para que crezcan en su sabiduría y la comprensión acerca de Jesús.

Entonces Pablo ha colocado un poema aquí para ayudar a los Colosenses y a nosotros a hacer exactamente eso. Es la pieza central del capítulo 1, un poema acerca del Mesías crucificado y exaltado. Tiene dos estrofas paralelas. Está repleta de lenguaje e imágenes de los libros de Génesis y Éxodo, de los Salmos y los Proverbios.

La primera estrofa explora cómo Jesús es la verdadera imagen de Dios. En él todo el carácter y propósito de Dios se encarna en un ser humano. Él es el primogénito, una frase del Antiguo Testamento sobre la posición real de Jesús sobre toda la creación. Él comparte la identidad misma del único y verdadero Dios creador. Por él, toda la realidad, todos los poderes y autoridades, espiritual y humano, se han creado. Es en Jesús al Mesías que descubrimos el verdadero autor y el rey de la creación.

En la segunda estrofa descubrimos que también es él quién trae la nueva creación. Él es la cabeza de un nuevo cuerpo, que se refiere a los discípulos de Jesús. Quienes eran la nueva humanidad de la que su propia existencia es un prototipo de su resurrección. En él, la gloriosa presencia de Dios habita. Por lo tanto, es a través de la muerte y la resurrección de Jesús que el mismo Dios ha reconciliado a la humanidad, a todos los poderes espirituales, a toda la creación.

Es un poema notable y Pablo se mantendrá refiriéndose de nuevo a él a medida que avanza en la carta.El, primero muestra cómo la verdad de este poema transforma su propia experiencia del sufrimiento en la cárcel. Él está siendo castigado por anunciar al mundo greco-romano que Jesús es el Señor resucitado y rey ​​de todo. Por lo que su sufrimiento, él cree, no es una señal de derrota. Es en realidad su forma de participar en el propio sufrimiento de Jesús, hecho como un acto de amor. Así que sus dificultades son en realidad un motivo de gozo. Él es encarcelado por la sorprendente noticia de que el resucitado Mesías de Israel es la creación de una nueva familia multi-étnica. Y más: así como la gloria divina habitó en Jesús, así Jesús mora en y entre su familia internacional. O, como dice Pablo, el Mesías está en todos vosotros, la esperanza de gloria.

Pablo entonces se dirige a las presiones culturales que son tentadoras a los colosenses para alejarse de Jesús. Se enfrentaron a una combinación de politeísmo místico junto con una presión de observar las leyes de la Torá. Por lo tanto, todos estos nuevos cristianos habían crecido adorando a los diversos dioses griegos y romanos que gobernanban los diferentes ámbitos de la vida humana. Muchos simplemente incluyerón a Jesús como una deidad más que podían adorar. También había una gran presión de la comunidad cristiana judía para estos no-Judíos para completar su compromiso con el Mesías siguiendo todas las leyes que se encuentran en la Torá. En concreto, menciona una dieta kosher, observar los días sagrados y la circuncisión. Es muy similar al problema que aborda en la carta a los Gálatas. Para Pablo, ceder a cualquiera de estas tentaciones es comprometerse. Es un fracaso en comprender quién es realmente Jesús y lo que hizo por ellos.

Los Colosenses solían vivir con miedo a los poderes espirituales y espíritus elementales, como Pablo los llama, pero Jesús triunfó sobre estos a través de su muerte y resurrección. Liberó a los colosenses de cualquier obligación a ellos. De la misma manera, Jesús cumplió en nuestro favor todas las leyes de la Torá, la cual nunca tuvo el poder de transformar el corazón humano egoísta de todos modos. Por lo tanto, lo que Jesús hizo en su vida y la muerte y la resurrección no le falta nada. No necesita ser suplementada siguiendo las leyes. Él es la realidad a la que todas las leyes de la Torá apuntaban de todos modos. En lugar de las leyes, los seguidores de Jesús tienen el poder de su resurrección para cambiarlos, que es lo que va a desarrollar a continuación.

Seguir a Jesús significa unirse a su nueva humanidad debido a que sus vidas ahora se han unido a la vida del resucitado Jesús. Por eso Pablo desafía a los colosenses que fijen la mente en las cosas de arriba, donde está sentado el Mesías, o rige, a la diestra de Dios. Ahora bien, Pablo no quiere decir aquí que pienses en cómo un día vas a dejar la Tierra e ir al cielo. Por el contrario, los cielos son el lugar trascendente de donde Jesús gobierna ahora sobre toda la creación. Desde allá, el va a volver un día aquí para transformar todas las cosas, o, como dice Pablo, cuando el Mesías, quien es tu vida se manifieste, vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

Por lo tanto, Pablo les desafía a vivir en el presente como la clases de nuevos seres humanos que se convertirán algún día. El utiliza la imagen de la vieja humanidad caracterizada por la sexualidad distorsionada y –dice- destructiva. Para los cristianos, esa humanidad murió con Jesús y ha sido reemplazada por su propia humanidad nueva, que se caracteriza por la misericordia y la generosidad, el perdón y el amor. Esta humanidad trasciende las líneas de límite étnicos y sociales de nuestro mundo para crear, en las palabras de Pablo, un pueblo donde no hay un griego o judío, circuncisión o incircuncisión, esclavo o libre, pero el Cristo es todo y está en todas las personas.

Pablo entonces se pone muy práctico. El muestra a los Colosenses lo que esta nueva humanidad podría ser en una casa romana del primer siglo, que era una institución muy autoritaria, donde el patriarca tenía el poder de la vida y la muerte sobre su esposa, hijos y esclavos. No es así en un hogar cristiano. Aquí Jesús resucitado es el verdadero Señor. Así pues, en el Señor, la esposa permite a su marido ser responsable de ella. Y el marido está sujeto a Jesús amando a su esposa y colocando el bienestar de ella por encima del propio. En un hogar donde Jesús es el Señor, los niños no son objetos, sino que son llamados a la madurez y al respeto. Los padres deben criar a sus hijos con paciencia y comprensión.

Los cristianos que son esclavos deben honrar a sus amos humanos, precisamente porque no son el verdadero maestro, Jesús lo es. Y los cristianos que tienen esclavos han de entender que este esclavo no es su propiedad, Sino más bien, un compañero miembro del cuerpo de Jesús para ser honrado y acogido en amor. Pablo esta andado en una línea muy fina aquí. Él está transformando la institución romana más básica en torno a Jesús, quien gobierna por el amor que él entrega. Así que mientras él no abala la estructura de los hogares, el Mesías exaltado demanda que sea transformado casi más allá del punto de reconocimiento por cualquier romano viviendo en Colosas.

Esto lo puedes ver más claramente en la conclusión de la carta. Después de una petición de oración, Pablo aplica estas instrucciones a los esclavos y amos cristianos. Descubrimos que Tíquico es el que lleva y lee esta carta a los Colosenses. Está acompañado por un cierto Onésimo que era un ex esclavo de un cristiano llamado Filemón de Colosas. Descubrimos de otra carta dirigida a Filemón que Onésimo se había escapado de su amo. Era un crimen digno de prisión. Pero Pablo le pide a toda la iglesia recibir a Onésimo como un amado y fiel hermano en el Señor. En la carta a Filemón, Pablo dice que él debe recibir Onésimo ya no como esclavo, sino como un hermano. ¡Hablando de poner fin a la carta con un golpe!

Así, en la carta a los Colosenses, Pablo nos invita a ver que ninguna parte de la existencia humana permanece intacta del gobierno amoroso y liberador del Jesús resucitado. Nuestro sufrimiento, nuestra tentación de compromiso, nuestro carácter moral, la dinámica de poder en nuestros hogares, todo ello debe ser objeto de revisión o transformados. Se nos invita a vivir en el presente, como si la nueva creación realmente llegó cuando Jesús se levantó de los muertos. Y esto es de lo se trata la carta a los Colosenses.

Aquí para ir a la entrada al vídeo de Carta a los Colosenses [vídeo]

Para profundizar más

Como siempre hacemos aquí ponemos un enlace para el estudio más detallado y preciso del contenido en: Leyendo la Carta a los Colosenses

Bibliografía

  • Acerca de los argumentos la discusión sobre la eventual autenticidad de Colosenses, cada cual puede realizar (por lo menos en algún punto) el trabajo de comparar textos de nuestras dos cartas con textos paralelos de Pablo y sacar, por lo menos, la conclusión de que éstas últimas son obra bastante original de un gran conocedor de Pablo (sin excluir, por supuesto, la solución que hemos apuntado aquí). A. PITTA, Sinossi paolina, Cinisello Balsamo 1994, puede ser una buena ayuda para encontrar dichos paralelismos. Quien, además, tenga acceso a textos paganos, judíos o gnósticos que a veces se aducen como paralelos a los nuestros, verá que no hay ni comparación entre los dos tipos de proximidades (sin que eso signifique desprecio para ninguna).
  • Como comentarios, contamos en castellano con el de SCHWEIZER a Colosenses (1987).
  • Apareció en italiano el de ALETTI a Colosenses (1994)
  • Entre los de lengua inglesa, destaca el de MARTIN a Colosenses (1981) y de BRUCE (1984).
  • En alemán, contamos con el gran comentario de LOHSE a Colosenses. GNILKA tiene un comentario a Colosenses (1982) con su habitual maestría.
  • Conviene saber que en posiciones más radicales están el de LINDEMANN a Colosenses (1983), y el de POKORNY a Colosenses (1985). De todos modos, no suele llegarse hoy a los radicalismos de épocas pasadas.

5 comentarios sobre “La Carta a los Colosenses [repaso]

  1. Queridos amigos de Escritura Sagrada, qué bueno sería contar con una cronología de los libros de la Biblia que recoja cuándo más o menos se escribió cada libro y cuándo más o menos ocurrieron los acontecimientos referidos en los mismos. Sé que para los libros del NT la cosa está más clara. El asunto lo veo más complicado para el AT. Ojalá me enviaran algún material al respecto. Dando gracias a Dios por este invaluable trabajo que ustedes hacen y pidiendo al Señor abundantes bendiciones para todos, quedo suscristo. Pbro. Argenis Rojas Diócesis de Carúpano – Estado Sucre – Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s