La Carta a los Efesios [repaso]

Esta entrada es parte del Repaso de la Cartas de san Pablo. Ya hemos dedicado varias entradas del blog a esta carta reunidas en Carta a los Efesios (Ef), en la que se exponen las cuestiones más básicas. Sin embargo, como se van produciendo algunas novedades pedagógicas y académicas, nos parece oportuno realizar este nuevo trabajo a modo de repaso. En la Bibliografía de abajo se pueden consultar algunos problemas y cuestiones abiertas de esta Carta.

Introducción

La historia de cómo Pablo llegó a la ciudad de Éfeso es realmente interesante. Puedes ir a leer sobre ello en Hechos capítulo 19. Efeso era una ciudad enorme. Fue el epicentro de culto para la mayoría de los dioses griegos y romanos. Durante más de dos años, Pablo tuvo una presencia misionera realmente eficaz allí. Mucha gente se convirtió en seguidores de Jesús. Años más tarde, después de haber sido encarcelado por los romanos, Pablo escribió esta carta.

Un posible esquema de la Carta

El flujo del pensamiento en la carta se divide en dos mitades muy claras.En la primera mitad, Pablo está explorando la historia del Evangelio, cómo toda la historia llegó a su clímax en Jesús, y en su creación de esta comunidad multi-étnica de sus seguidores. La segunda mitad de la carta está vinculada a la primera por la palabra “por lo tanto”. Aquí Pablo explora cómo la historia del evangelio debe afectar la forma en que vivimos cada parte de nuestra historia de vida, en lo personal, en nuestros barrios y comunidades y en nuestras familias. Así que vamos a adentrarnos y podremos ver cómo Pablo desarrolla todo esto.

El capítulo 1 abre con un hermoso poema estilo judío donde Pablo alaba a Dios el Padre por las cosas increíbles que él ha hecho en Cristo Jesús. Desde antes de la eternidad, el padre se ha propuesto elegir y bendecir a un pueblo del pacto. Piensa aquí en la familia de Abraham en los Génesis capítulo 12 versículos del 1 al 3. Ahora a través de Jesús, cualquiera puede ser adoptado en esa familia. La muerte de Jesús cubre nuestros peores pecados, nuestros peores fracasos. En Jesús, encontramos la gracia de Dios. De hecho, Pablo dice que la gracia ha abierto una nueva manera para nosotros de entender cada parte de nuestras vidas. El dice, en el capítulo 1 versículo 10, que el propósito de Dios era unificar todas las cosas en el cielo y en la tierra bajo Cristo que es un título que significa Mesías. El plan de Dios siempre fue tener una gran familia de seres humanos restaurados que están unificados en Jesús el Mesías. Este propósito divino quedó claro, según Pablo, cuando nosotros fuimos hechos por primera vez en esa familia. Aquí se está refiriendo a Judíos étnicos en la familia de Abraham. Pero entonces Pablo habla de cómo ellos, y aquí él quiere decir a los no-Judíos, todos ellos han oído hablar de Jesús y la salvación a través de él. Y también fueron llevados a esta familia por la obra del Espíritu Santo. Aquí se está refiriendo a los eventos que se cuentan en las historias de Hechos acerca de cómo el espíritu de Dios reunió a Judío y no Judío en una sola Iglesia, en Jesús. Es así como Dios le prometió a Abraham hace mucho tiempo. Nota como en este poema Pablo empieza a hablar de Dios el Padre pero después de Jesús el Hijo y luego, aquí al final, sobre el Espíritu. Los tres trabajan juntos. Como Pablo cuenta la historia del Evangelio es realmente genial.

Después del poema, Pablo responde con una oración. Ora para que estos seguidores de Jesús no solamente conozcan acerca de, pero experimenten personalmente, el poder del Evangelio, que lleguen a ser energizados por el mismo poder que levantó a Jesús de entre los muertos y lo colocó como la cabeza exaltada de todo el mundo.

En el capítulo 2, Pablo vuelve y elabora algunas ideas clave del poema en el capítulo uno, especialmente en la gracia de Dios y esta nueva familia multi-étnica de Jesús que es la Iglesia. Comienza por volver a contar la historia de cómo estos cristianos no judíos llegaron a conocer a Jesús. Antes de oír acerca de Jesús estaban físicamente vivos, pero estaban muertos espiritualmente. Estaban atrapados en una vida sin propósito de egoísmo y pecado. Fueron engañados por fuerzas oscuras, espirituales del mal. Pero, sorprendentemente, Dios en su gran amor y misericordia, los salvó. Él perdonó todos sus pecados y él unió sus vidas a la vida resucitada de Jesús. Él los trajo de vuelta a la vida, también. Así que ahora, después de haber sido creado como nuevos seres humanos a través de Jesús, tienen el placer de descubrir todo este nuevo llamado, propósitos y tareas que Dios ha puesto delante de ellos. No sólo se les ha mostrado la gracia de Dios, sino que también han sido invitados a una nueva familia: la Iglesia de Jesús. Antes de oír acerca de Jesús, estas personas no judías no solo estaban separados de Dios, estaban separados de su pueblo del pacto, la familia de Abraham, y por una razón muy práctica. Los mandamientos de la alianza en el Sinaí formaron como una frontera en torno a la familia. Eran como una barrera que mantenía la mayoría de las personas no judías a distancia. Pero en Jesús, las leyes de la Torá se han cumplido y la barrera es removida.

Los dos grupos étnicos se han convertido, como dice Pablo, “Una nueva humanidad unificada que pueda convivir en paz.” Pablo continúa en el capítulo 3 para asombrarse del papel único que tiene en la difusión de estas buenas noticias a los no judíos. A pesar de que está en la cárcel, le da gracias a Dios por la oportunidad que ha tenido que ver esta familia de la alianza crecer tan grande. Así que Pablo se cierra la primera mitad de la carta con otra oración. Esta vez el ora para que los seguidores de Jesús se vean reforzados por el espíritu de Dios para que simplemente capten y comprendan el amor que Cristo tiene por su pueblo.

La segunda mitad de la carta comienza con Pablo cambiando de marcha. Comienza desafiando al lector a responder a la historia del Evangelio por la forma en que viven su propia vida. El inicia en el capítulo 4 con sólo la vida cotidiana de la iglesia. La iglesia es una gran familia con un montón de diferentes tipos de personas. Pero él insiste en que ellos son uno. Y “uno” es una palabra clave en este capítulo. Ellos son un solo cuerpo que se unifica en un solo espíritu. Tienen un Señor con una sola fe. Tienen un bautismo. Ellos creen en un solo Dios. Es mucha unidad. Sin embargo, Pablo dice que la unidad no es lo mismo que uniformidad. Él continua explorando cómo la nueva familia de Jesús consiste en un montón de muy diferentes tipos de personas pero todos ellos son fortalecidos por el Espíritu Santo, cada uno con sus talentos únicos y pasión para servir y amarse los unos a otros, y para edificar la iglesia. Aquí utiliza dos metáforas muy interesantes. Una es la construcción de la iglesia como un nuevo templo. La segunda es que todos ellos están convirtiendo en una nueva humanidad con Jesús como la cabeza. Esta nueva humanidad es una metáfora que el va a desarrollar a continuación en los próximos dos capítulos. Pablo desafía a todos los cristianos a quitarse su vieja humanidad como un conjunto de ropa vieja, y a ponerse su nueva humanidad en la que se va a restaurar la imagen de Dios.

A continuación el desarrolla en esta larga sección una comparación entre esta nueva y vieja humanidad. En lugar de mentir, los nuevos seres humanos hablan la verdad. En lugar de albergar la ira, ellos resuelven pacíficamente sus conflictos. En vez de robar, los nuevos seres humanos son generosos. En lugar de chismes, ellos animan a la gente con sus palabras. En vez de conseguir la venganza, los nuevos seres humanos perdonan. En lugar de satisfacer cada impulso sexual, los nuevos humanos cultivan el auto-control de sus deseos corporales. En vez de emborracharse, los nuevos seres humanos están bajo la influencia del espíritu de Dios. Él explica como la influencia se ve en cuatro formas diferentes. Los dos primeros tienen que ver con el canto. Cantando juntos, pero también cantando solo. Esto es realmente interesante que la primera cosa que Pablo piensa acerca de cómo el Espíritu obra en la vida de la gente de Jesús es el canto y la música. El tercer signo de la influencia del Espíritu es ser agradecido en todo. Y el cuarto es que el Espíritu va a motivar a los seguidores de Jesús para ponerse debajo de los demás y para elevar los demás como superiores a sí mismos.

Pablo realmente se extiende en este cuarto punto al mostrar cómo funciona en el matrimonio cristiano. Está la esposa que sigue a Jesús. Ella está llamada a respetar y permitir a su marido el convertirse en responsable de ella. El marido es llamado a amar a su esposa y usar su responsabilidad para abandonar su agenda egoísta para priorizar el bienestar de su esposa por encima del propio. Pablo dice que es este tipo de matrimonio en realidad está recreando la historia del Evangelio. Las acciones del marido imitan a Jesús en su amor y sacrificio. Las acciones de la esposa imitan a la iglesia, que permite a Jesús amarla y hacerla nueva. Pablo entonces aplica la misma idea a los niños y los padres, así como a los esclavos y a los amos. Pablo concluye la carta recordando a estos cristianos de la realidad del mal espiritual.

Estos son los seres y las fuerzas que tratan de debilitar la unidad del pueblo de Jesús y comprometer su nueva humanidad. Así que Pablo los desafía a mantenerse firmes y de ponerse metafóricamente esta armadura que describe en detalle. Pablo ha traido todas estas piezas de la armadura del libro de Isaías y cómo Isaías representa al rey mesiánico. Ahora, como seguidores del Mesías, tenemos que hacer nuestros los atributos del Mesías, ya que formamos el cuerpo de Jesús. Prácticamente creo que Pablo quiere decir a los cristianos que comienzen a formar hábitos, pro-activamente mediante la oración, las Escrituras y nuestras relaciones con los demás para ayudarnos a crecer y madurar como seguidores de Jesús.

Esa es la carta a los Efesios, muy poderosa. Es donde Pablo resume toda la historia del evangelio y cómo se debe reformar de nuevo cada parte de nuestra de vida.

Aquí para el enlace a la entrada al vídeo Carta a los Efesios

Para profundizar más

En este enlace encontrarás una lectura más uniforme y esquemática de esta Carta: Leyendo la Carta a los Efesios

Bibliografía

  • A. PITTA, Sinossi paolina, Cinisello Balsamo 1994
  • Como comentarios, además de los citados al principio, contamos con en castellano con uno de los mejores que se han escrito sobre Efesios: el de SCHLIER (1991).
  • Apareció en italiano el de PENNA a Efesios (1988). Y quizás mejor aún el de MONTAGNINI a Efesios (1994).
  • Entre los de lengua inglesa, destaca el de M. BARTH, en 2 volúmenes, a Efesios (1974) y de BRUCE (1984).
  • En alemán con el de SCHNACKENBURG a Efesios (1982). El de GNILKA (1982)
  • Hay buenas monografías sobre temas concretos.
    • A. GONZALEZ LAMADRID, Ipse est pax nostra. Estudio exegético teológico de Ef 2,14-18, Madrid 1973;
    • R. TREVIJANO, En lucha contra las potestades. Exégesis primitiva de Ef 6,11-17 hasta Orígenes, Vitoria 1968;
    • J. P. TOSAUS ABADIA, Cristo y el Universo. Estudio lingüístico y temático de Ef 1,10b en Efesios y en la obra de Ireneo de Lyon, Salamanca 1995.

3 comentarios sobre “La Carta a los Efesios [repaso]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s