Leyendo la Carta a Tito

Como venimos haciendo, aquí ponemos un poco más desarrollo el esquema de ideas que ya vimos en Carta a Tito:

1. Introducción epistolar.

a) Encabezamiento (1,1-4). En línea con Rom 1,1-7, acumula temas teológicos conocidos por cartas anteriores: “los elegidos de Dios” (v. 1c)113, “el conocimiento de la verdad” (v. 1d)114. En v. 3b115, recupera de modo original la idea de que es apóstol, para continuar de modo normal el encabezamiento (v. 4).

b) Exordio epistolar (1,5-20):

ba) Promoción de presbíteros-obispos (1,5-9). En paralelismo con 1 Tim 1,3, Tito queda en Creta como representante del apóstol, con el encargo de constituir presbíteros116. Insensiblemente, los “presbíteros” de v. 5c se convierten en “el obispo” de v. 7117. Su “tabla” de deberes118 subraya que debe ser “justo” (v. 8)119 y se amplían sus deberes “didácticos” (v. 9)120.

bb) Sobre los falsos maestros (1,10-16). Sigue en la línea de la polémica anterior, incluso en la acusación de moverse por interés material (v. 11 fin)121 y va más allá en lo de que tienen sólo la “forma” de la piedad (2 Tim 3,5): dice que niegan con las obras lo que confiesan de palabra (v. 16). V. 12 incluye una cita muy despectiva sobre los cretenses: los pobres, después de haber llevado la civilización a Micenas y de allí a Atenas, habían quedado luego muy por debajo de sus antiguas tradiciones.

Sorprende el desapego con que habla de “mitos judíos”, no refiriéndose ciertamente a la Escritura122, sino a las “prescripciones de los hombres” (v. 14)123. Añade que “todo es puro para los puros” (v. 15)124.

2. Tabla de deberes (2,1-15).

Queda bien delimitada por una introducción (v. 1) y una conclusión (v. 15).

Los deberes concretos (vv. 2-10) están asignados por sexo y por edad, empezando por los ancianos (vv. 2-5), pasando luego a los jóvenes (vv. 6-8) y terminando por los esclavos (vv. 9s), presentes en las tablas anteriores (1 Tim 6,1s; Col 3,22-25; Ef 6,5-8).

A las jóvenes se les pide en primer lugar que quieran a sus maridos (v. 4a) y sólo al final que les obedezcan, porque en ello va el buen nombre de la palabra de Dios (v. 5cd).

La razón teológica de todo ello (vv. 11-14) es una pieza kerigmática especialmente trabajada. Ve la salvación como fruto de una gran manifestación de la “gracia” de Dios (v. 11)125. Esta manifestación126 es la victoria de Cristo sobre la muerte, que nos “enseña” (v. 12) a renunciar a lo “mundano” (lo muerto) y a “vivir” correctamente; también, a esperar la manifestación gloriosa (otra vez epifaneia) de “el gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo” (v. 13)127. El v. 14128 da un contenido “efectivo”, más que “pedagógico”, a aquella redención: se entregó “por nosotros”129 y con ello nos salva de la “iniquidad” (v. 14b)130 y purifica para sí (v. 14c: katharizô)131 un pueblo escogido (v. 14d)132, celoso de buenas obras (v. 14e)133.

3. Otras exhortaciones (3,1-11).

a) Exhortación general (3,1s). En medio versículo (3,1a), resuelve el tema de la autoridad civil y, de paso (usando los mismos términos: arkhai, exousiai), desmitifica los “principados y potestades” de 1 Cor 15,24; Ef 2,2; 6,12; Col 2,15.

Enumera distintas virtudes, entre las que podemos subrayar la “mansedumbre” (praytês)134.

b) Razón teológica (vv. 3-7). Empieza (v. 3) con una “descripción

” totalmente negativa de nuestra situación anterior: como rasgo característico, destacamos que éramos “rebeldes”135.

El argumento como tal empieza en v. 4, con una “pieza” paralela a 2,11-14: también dice qué se manifiesta, pero no cómo se manifiesta: de todos modos, es fácil ver el hecho de Cristo detrás de términos como la “bondad” de Dios (v. 4)136 y su “amor a los hombres” (término nuevo, bien traducido por la versión latina: humanitas). Nuestras obras, aunque las hubiera137, no son origen de nuestra salvación (v. 5a)138. Todo eso nos ha venido por el bautismo: un “lavatorio” (v. 5d: loutron, como Ef 5,26) en el que se nos da el Espíritu Santo por medio de Jesucristo y la “justificación” (vv. 5d.6s)139.

c) Exhortación a Tito (vv. 8-11). A continuación, define a los cristianos como “los que han creído” y les pide que sobresalgan “en buenas obras” (v. 8): como quien habla de “la fe que actúa por medio de la caridad” (Gál 5,6). Añade que hay que evitar las discusiones inútiles (v. 9: zêtêseis)140, pero a la persona (“el hombre hereje”) hay que darle dos ocasiones para convertirse (v. 10)141.

4. Final epistolar (3,12-15).

Resulta que en Creta, además de Tito, había un doctor de la Ley (v. 13: nomikos)142 llamado Zenas y el célebre Apolo143. Además, les va a mandar a Artemas (desconocido) o a Tíquico144, para que Tito vuelva al continente (v. 12).

Los saludos no podían ser más generales. Y la bendición final, tampoco: a pesar de que la carta iba dirigida a un solo individuo.

Autor: Jordi Sánchez Bosch en Escritos paulinos

Notas

  • (113)  Cf. Rom 8,33; Col 3,12.
  • (114)  Cf. Flp 1,9; Flm 6.
  • (115)  Cf. Rom 1,5.
  • (116)  Cf. Hch 14,23.
  • (117)  Cf. Hch 20,17.28.
  • (118)  Cf.1 Tim 3,2-7.
  • (119)  Cf. 1 Tim 1,9; Rom 6,13.16.18-20.
  • (120)  Cf. 1 Tim 3,2 fin.
  • (121)  Cf. 1 Tim 6,5 fin.
  • (122)  Cf. 2 Tim 3,14-16.
  • (123)  Cf. Mc 7,8; Col 2,8.
  • (124)  Cf. Rom 14,20; Mt 15,11 par.
  • (125)  Cf. 3,7; 1 Tim 1,14; 2 Tim 1,9; Rom 3,24.
  • (126)  Cf. 2 Tim 1,10.
  • (127)  El artículo no implicaría un sentido de “por antonomasia” o de “el único”, sino de “aquel que nombraremos”, como cuando decimos “el gran poeta Jacint Verdaguer”. Cf. HARRIS, Jesus as God 173-185.
  • (128)  Cf. 1 Tim 2,6a.
  • (129)  Cf. Rom 5,8; 8,32.
  • (130)  Cf. Rom 6,19.
  • (131)  Cf. Ef 5,26s; Heb 1,3; 9,14.
  • (132)  Cf. Rom 9,25s; 2 Cor 6,16.
  • (133)  Cf. Ef 2,10.
  • (134)  Cf. 2 Tim 2,25; 2 Cor 10,1.
  • (135)  Cf. 1,16; 2 Tim 3,2; Rom 11,30s.
  • (136)  Cf. Rom 11,22; Ef 2,7.
  • (137)  Cf. Flp 3,6.
  • (138)  Cf. Rom 3,20; 4,2; 9,12.32; 11,6; Ef 2,9.
  • (139)  Cf. 1 Cor 6,11.
  • (140)  Cf. 1 Tim 1,4; 6,4; 2 Tim 2,23.
  • (141)  Cf. 2 Tim 2,25.
  • (142)  Cf. Lc 7,30; 10,25; 11,45s.52; 14,3.
  • (143)  Cf. 1 Cor 1,12.19; 3,4-6.22; 4,6; 16,12; Hch 18,24; 19,1.
  • (144)  Cf. 2 Tim 4,12.

Un comentario sobre “Leyendo la Carta a Tito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s