Tras la huellas de Jesús de Nazaret

Recientemente he escuchado una expresión, en la que se llamaba a Tierra Santa el quinto Evangelio”. Y en parte lo es, porque Jesús ha nacido en un momento preciso y en un lugar concreto, en una franja de tierra fronteriza del imperio romano, y el conocer estas circunstancias nos acercan más a Jesús. Ya tratamos de esto, de un modo general, en “La tierra de Jesús. Pero además, queremos empezar en el blog una serie de entradas sobre los lugares donde vivió o visitaba el Señor y algunos itinerarios que realizó por su tierra:

Al considerar que el Verbo de Dios se hizo carne en el seno de María de Nazaret, nuestro corazón se vuelve ahora a aquella Tierra en la que se ha cumplido el misterio de nuestra redención, y desde la que se ha difundido la Palabra de Dios hasta los confines del mundo. En efecto, el Verbo se ha encarnado por obra del Espíritu Santo en un momento preciso y en un lugar concreto, en una franja de tierra fronteriza del imperio romano. Por tanto, cuanto más vemos la universalidad y la unicidad de la persona de Cristo, tanto más miramos con gratitud aquella Tierra, en la que Jesús ha nacido, ha vivido y se ha entregado a sí mismo por todos nosotros. Las piedras sobre las que ha caminado nuestro Redentor están cargadas de memoria para nosotros y siguen “gritando” la Buena Nueva. Por eso, los Padres sinodales han recordado la feliz expresión en la que se llama a Tierra Santa «el quinto Evangelio» (…) La Tierra Santa sigue siendo todavía hoy meta de peregrinación del pueblo cristiano, como gesto de oración y penitencia, como atestiguan ya en la antigüedad autores como san Jerónimo. Cuanto más dirigimos la mirada y el corazón a la Jerusalén terrenal, más se inflama en nosotros tanto el deseo de la Jerusalén celestial, verdadera meta de toda peregrinación, como la pasión de que el nombre de Jesús, el único que puede salvar, sea reconocido por todos (cf. Hch 4,12). (Benedicto XVI, Verbum Domini, 89)

Este estudio es más bien de carácter descriptivo e histórico que exegético o comentario bíblico. Para esto último ya están otras secciones de este blog. Así que sin más proponemos el siguiente indice -seguimos en cierto modo el orden cronológico en que van apareciendo en los evangelios-, y que iremos completando poco a poco:

  • Ain Karim, la patria del Precursor
  • Belén: cuna de la dinastía davídica
  • Belén: campo de pastores
  • Con la familia de Nazaret
  • Bodas en Caná de Galilea
  • Cafarnaún, la ciudad de Jesús
  • Tabgha, Iglesia de las Bienaventuranzas
  • Tabgha: Iglesia de la Multiplicación
  • Tabgha, Iglesia del Primado
  • Monte Carmelo: santuario de Stella Maris
  • Monte Tabor: basílica de la Transfiguración
  • El Templo de Jerusalén
  • Betania: santuario de la Resurrección de Lázaro
  • Al ver la ciudad, lloró por ella (Dominus Flevit)
  • Jerusalén: en la intimidad del Cenáculo
  • Getsemaní: oración y agonía de Jesús
  • San Pedro in Gallicantu
  • Jerusalén: Via dolorosa
  • Jerusalén: El Calvario
  • Jerusalén: el Santo Sepulcro
  • El lugar de la Ascensión
  • Una aldea llamada Emaús
  • De su Asunción se alegran los ángeles (Basílica de la Dormición de la Virgen)
  • Jerusalén: la gruta del Padrenuestro

Referencias bibliográficas:

Anuncios

2 comentarios en “Tras la huellas de Jesús de Nazaret”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s