La denomida “cuestión Joánica”

En este estudio está basado en el capítulo 8 del libro de Benedicto XVI, Jesús de Nazareth.

  1. Primero veremos cuales fueron las raíces del problema de la “cuestión joánica”. Efectívamente, la diversidad del evangelio de Juan respecto a los sinópticos y la supuesta cristología, demasiado avanzada para el primer siglo, hicieron que la investigación crítica moderna negara su valor histórico. A esto ha de añadirse la crítica de Rudolf Bultmann acerca de la influencia gnóstica del evangelio de Juan, tesis que ha sido rebatida muy convincentemente por Martin Hengel y la generación posterior a Bultmann.
  2. Pero ¿qué nos dice la investigación actual? Nos dice que el cuarto Evangelio se basa en un conocimiento extraordinariamente preciso de lugares y tiempos, que solamente pueden proceder de alguien perfectamente familiarizado con la Palestina del tiempo de Jesús. Además, se ha visto con claridad que el Evangelio piensa y argumenta totalmente a partir del Antiguo Testamento, desde la Torá (Rudolf Pesch), y que toda su forma de argumentar está profundamente enraizada en el judaísmo de la época de Jesús.  Sobre las raíces veterotestaemntarias y judías del cuarto evangelio
  3. De esta manera hemos llegado a las dos preguntas decisivas en torno a las cuales gira la “cuestión joánica”:

Un comentario en “La denomida “cuestión Joánica””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s