La fiesta de las Tiendas o Tabernáculos o Sukkot

descargaSucot (hebreo, סֻכּוֹת sukkōt), “cabañas” o “tabernáculos” es una festividad judía, llamada también precisamente «Fiesta de las Tiendas o Cabañas» o «de los Tabernáculos», que se celebra a lo largo de 7 días en Israel (del 15 al 22 de Tishrei, en septiembre-octubre). Sukkot (Tabernáculos) es la fiesta de la cosecha del otoño. En ella se rememora las vicisitudes del pueblo judío durante su deambular por el desierto, y la precariedad de sus condiciones materiales simbolizada por el precepto de morar en una cabaña o sukká: A los quince días de este mes séptimo será la fiesta solemne de los tabernáculos a Dios por siete días (Lev 23:34). Pues bien parece que en esta fiesta tienen lugar dos episodios importantes de la vida del Señor.

EL RITO DEL AGUA

xsiloam2Hay un relato de la vida del Señor en relación a esta fiesta; nos lo cuenta san Juan en el capítulo 7. El Señor que ha subido en oculto a la Fiesta de los Tabernáculos, y «el último día, el más solemne de la fiesta” [Jn 7, 37ss], probablemente mientras tiene lugar el rito de las aguas nos cuenta Juan que: “Jesús en pie gritaba: “El que tenga sed, que venga a mí; el que cree en mí que beba”; como dice la Escritura: “De sus entrañas manarán torrentes de agua viva”…». Estas palabras de Jesús se encuentran en el marco del rito de la fiesta, consistente en tomar agua de la fuente de Siloé para llevar una ofrenda de agua al templo en los siete días que dura la fiesta. El séptimo día los sacerdotes daban siete vueltas en torno al altar con la vasija de oro antes de derramar el agua sobre él. En un principio la fiesta era una súplica para implorar la lluvia, tan necesaria en una tierra amenazada por la sequía; pero más tarde el rito se convirtió en una evocación del agua que Dios hizo brotar de la roca para los judíos durante su travesía del desierto (cf. Nm 20, 1-13).

El agua que brota de la roca, en fin, se fue transformando cada vez más en uno de los temas que formaban parte del contenido de la esperanza mesiánica: Moisés había dado a Israel pan del cielo y agua de la roca. En consecuencia, también se esperaban del nuevo Moisés, del Mesías, estos dos dones. Jesús responde a esa esperanza con las palabras que pronuncia casi como insertándolas en el rito del agua: Él es el nuevo Moisés. Él mismo es la roca que da la vida concluirá san Pablo: «Todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebieron de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo» (1Cor 10,3-4. Cfr. Ap 22, 1).

El hombre creyente y que ama con Cristo se convierte también en un pozo que da vida. Esto se puede ver perfectamente en la vida de los santos que son como un oasis en torno a los cuales surge la vida.

LA CONSTRUCCIÓN DE LAS TIENDAS

imagesExiste otro acontecimiento en la vida del Señor que parece ocurrió también en la fiesta de los Tabernáculos. Se trata del relato de la Transfiguración. Esta vez seguimos a san Marcos en el capítulo nueve. Elías y Moisés se aparecen a Jesús. Los tres discípulos están impresionados por la grandiosidad de la aparición. Sienten la proximidad de Dios en Jesús y perciben su propia miseria: «Estaban asustados» (Mc 9,6). Y entonces toma Pedro la palabra, aunque en su aturdimiento «... no sabía lo que decía» (9,6): «Maestro. ¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías» (9,5). ¿Tienen que ver estas palabras con la fiesta de las Tiendas, en cuyo día final tuvo lugar la aparición? Algunos como Hartmut Gese lo discuten y piensan que el auténtico punto de referencia sería Éxodo 33,7ss, donde Moisés montó «fuera del campamento» la tienda del encuentro, sobre la que descendió después la columna de nube. Se tratarían pues de tiendas del encuentro. Pero entonces ¿por qué hacer tres tiendas, bastaría con una?

En efecto, cuando se considera la interpretación mesiánica de la fiesta de las Tiendas en el judaísmo de la época de Jesús cuadra mejor la idea mesiánica de la construcción de tres tiendas por parte de Pedro: «Las Tiendas –afirma Daniélou citando a Riesenfeld- no eran sólo el recuerdo de la protección divina en el desierto, sino lo que es más importante, una prefiguración de los sukkot [divinos] en los que los justos vivirían al llegar el mundo futuro. Parece, pues, que el rito más característico de la fiesta de las Tiendas, tal como se celebraba en los tiempos del judaísmo, tenía relación con un significado escatológico muy preciso» (p. 451; cfr.Lc 16,9). En efecto: «La epifanía de la gloria de Jesús –sigue Daniélou– es interpretada por Pedro como el signo de que ha llegado el tiempo mesiánico. Y una de las características de los tiempos mesiánicos era que los justos morarían en las tiendas, cuya figura era la fiesta de las Tiendas» (p. 459)… Pedro pensó «que las realidades prefiguradas en los ritos de la fiesta se habían hecho realidad… La escena de la transfiguración indica la llegada del tiempo mesiánico» (p. 459; cfr. Jn 1,14: «Y la Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros»). Siguiendo esta idea, Gregorio de Nisa dice que la fiesta de las Tiendas siempre se había celebrado, pero no se habían hecho realidad. «Pues la verdadera fiesta de las Tiendas, en efecto, no había llegado aún. Pero precisamente por eso, según las palabras proféticas [en alusión al Salmo 118, 27] Dios, el Señor del universo, se nos ha revelado para realizar la construcción de la tienda destruida de la naturaleza humana» (De anima, PG 46,132 B; cf. Daniélou, pp. 464-466).

Atendiendo al relato de Ex 33,7s, las palabras «Se formó una nube que los cubrió y una voz salió de la nube: Éste es mi Hijo amado; escuchadlo» (Mc 9, 7), aluden claramente a la nube sagrada, el signo de la presencia de Dios mismo, la shekiná. La nube sobre la tienda del encuentro indicaba la presencia de Dios. Pero ahora es Jesús mismo la tienda sagrada sobre la que está la nube y desde la cual cubre ahora «con su sombra» también a los demás. (cfr. También Mc 1, 11).

«Escuchadlo». Aquí se aprecia de nuevo claramente la relación con la subida de Moisés al Sinaí que hemos visto al principio como trasfondo de la historia de la transfiguración. Moisés recibió en el monte la Torá, la palabra con la enseñanza de Dios. Ahora se nos dice, con referencia a Jesús: «Escuchadlo». Hartmut Gese al comentar la escena dice: «Jesús se ha convertido en la misma Palabra divina de la revelación. Los Evangelios no pueden expresarlo más claro y con mayor autoridad: Jesús es la Torá misma» (p. 81).

Una última cosa. Si aprendemos a interpretar así el contenido del relato de la transfiguración –como irrupción y comienzo del tiempo mesiánico–, podemos entender también las misteriosas palabras que Marcos incluye entre la confesión de Pedro y el relato de la transfiguración: «Y añadió: “Os aseguro que algunos de los aquí presentes no morirán hasta que vean venir con poder el Reino de Dios”» (9, 1). ¿Qué significa esto? ¿Anuncia Jesús quizás que algunos de los presentes seguirán con vida en su Parusía, en la irrupción definitiva del Reino de Dios? ¿O acaso preanuncia otra cosa? Rudolf Pesch (II 2, p. 66s) ha mostrado convincentemente que la posición de estas palabras justo antes de la transfiguración indica claramente que se refieren a este acontecimiento. Se promete a algunos –los tres que acompañan a Jesús en la ascensión al monte– que vivirán una experiencia de la llegada del Reino de Dios «con poder».

BIBLIOGRAFÍA

11 comentarios en “La fiesta de las Tiendas o Tabernáculos o Sukkot”

  1. La fiesta de los tabernaculos es tambien una fiesta relacionada con las cosechas agricolas, principalmente con las cosechas de otoño, como la vid, acetinas, higos, datiles, almendros, granada, etc.; la fiesta de los tabernaculos , tiendas o cabañas, es para recordar los problemas que tuvieron los israelitas en el desierto, principalmente cuando dios les mando el mana, las godornices y el agua de la roca de meriva; moises es comparado con jesus, debido a que moises recibio de dios el decalogo y jesus se ha convertido en la palabra divina de la revelacion, jesus viene siendo el mismo de la ley o tora.

  2. Hola cómo están? me pueden ayudar con el tema, los grupos religiosos en la época de Jesús… Mil gracias. Attte., Felicia Cabañas García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s