Lección 18: los libros de las Crónicas

10 agosto, 2009

Como ya hemos dicho anteriormente, en el texto hebreo los dos libros que denominamos “Crónicas” reciben el nombre de Dibre hayamim, esto es, “los hechos de los días”, o “diario”. En la versión de los Setenta llevan el nombre de Paraleipómena, es decir, las “cosas dejadas de lado” en los libros anteriores. En las Biblias Hebreas aparecen al final del todo.

Aunque los Libros de las Crónicas narran la historia de Israel desde los orígenes hasta la cautividad, podemos decir que su contenido está centrado especialmente en todo lo referente al origen del Templo de Jerusalén y a la organización del culto que allí se hacía. Podemos dividir el libro en las siguientes secciones:

  • 1. Desde Adán hasta David (1 Cr 1,1‑10,14). Todo este largo periodo de tiempo se cubre principalmente por medio de genealogías. Tienen particular importancia las de los hijos de Jacob, sobre todo Judá y Leví. Algunas se prolongan hasta la época del destierro.
  • 2. David (1 Cr 11,1‑ 29,30). La parte narrativa del libro comienza con la muerte de Saúl, por causa de su infidelidad. En seguida el autor se centra en la figura de David y se detiene sobre todo en lo relativo al traslado del arca, los preparativos para la construcción del Templo y la organización del culto. A lo largo de toda la sección se resalta la grandeza del rey
  • 3. Salomón (2 Cr 1,1‑ 9,31). El sucesor de David está lleno de sabiduría y tiene el honor de llevar a cabo la construcción del templo, durante un reinado en el que la grandeza llega a su culmen con la plena realización de los proyectos de David.
  • 4. Los reyes de Judá (2 Cr 10,1-36,23). Prescindiendo del Reino del Norte, el autor pasa revista a todos los reyes de Judá valorando su actuación a la luz del modelo que tenían en David, y ponderando las reformas religiosas que algunos llevaron a cabo. Éstos fueron: Asá, Josafat, Joás, Ezequías, Josías y Manasés, de quien se dice que se convirtió. El libro termina dando noticia del final del reino, el edicto de Ciro y la restauración del Templo.

Fundamentalmente estos libros parecen repetir escritos antiguos (sagrados y profanos), aunque se completan con fuentes proféticas y tradiciones orales. Las principales fuentes son:

  • a) Escritos sagrados: Las genealogías del principio coinciden con los datos de Génesis, Éxodo, Números, Josué, Rut, etc. En los textos sobre los reyes de Crónicas hay numerosos relatos completos que coinciden casi literalmente con textos de los libros de Samuel y de los Reyes. Aunque actualmente se piensa que esos libros no estaban entonces totalmente terminados, es probable que el autor dispusiera de una versión bastante parecida a la definitiva.
  • b) Fuentes profanas oficiales: Hay varias obras que se citan explícitamente como fuentes de lo que se narra: el Libro de los Reyes de Israel y de Judá (Cf. 2 Cr 27,7 y 2 Cr 16,11), el Libro de los Reyes de Israel (Cf. 1 Cr 9,1) y los Hechos de los reyes de Israel (Cf. 2 Cr 33,18). Además, se cita el Midrás del libro de los Reyes (2 Cr 24,27). Es posible que estas obras fueran simples compilaciones de documentos y relatos sin una unidad estructurada.
  • c) Fuentes proféticas: Se trata normalmente de relatos o dichos relacionados con algunos personajes conocidos, a algunos de los cuales se los considera profetas. En entre ellos se cuentan los relatos de Samuel, el vidente (1 Cr 29,29), Natán el profeta (2 Cr 9,29), Gad, el vidente (1 Cr 29-,29), Iddo el vidente (2 Cr 9,29), Semayá el profeta (2 Cr 12,15), Yehu, hijo de Jananí (2 Cr 20-,34), el Midrás de Iddo el profeta (2 Cr 13,22), la visión de Isaías (2 Cr 32,32), Ajías de Silo (2 Cr 9,29) y la relación de los hechos de Ozías redactada por el profeta Isaías (2 Cr 26,22). No obstante, es posible que en muchas de estas atribuciones estemos -conforme era el uso de la época- ante casos de pseudonomía.
  • d) Tradiciones orales: recuerdos conservados en Judá, trasmitidos por los repatriados al regreso del Destierro, y conservados durante la época persa.

Con todos estos materiales previos el cronista quiso redactar una historia y al mismo tiempo quiso transmitir una enseñanza religiosa. La fecha de composición más probable es hacia el año 300 a.C. De todas formas, y acerca del proceso de composición de los libros de las Crónicas, en la investigación crítica existen varias opiniones autorizadas. Presentamos este breve esquema:

  • Según Martin Noth hubo un solo autor para 1-2 Crónicas, Esdras y Nehemías, y feste material fue escrito hacia el año 300 a.C..
  • Para K. Galling: hubo una redacción primera (preexílica) y luego un “cronista segundo” en torno al siglo II a.C.
  • Para los autores, G. Williamson y S. Jafet, se trataría de una obra unitaria con eventuales retoques redaccionales
  • Recientemente, algunos autores como F. M. Cross, R. Nelson y S. McKenzie, sostienen que se compuso en tres etapas:
    • – Cr1. En la restauración davídica de Zorobabel (520 a.C..)
    • – Cr2. Tras la misión de Esdras (450 a.C..)
    • – Cr3. Tras añadir las “memorias de Nehemías” (400 a.C..)

Por último, y para terminar esta introducción general, exponemos brevemente el sentido teológico de estos dos libros de Crónicas:

  • Sentido teológico de Crónicas. David, es presentado como rey ideal (como Moisés en el Pentateuco), figura del Mesías esperado. Se insiste en la Presencia de Dios junto a los suyos, especialmente en Jerusalén, la ciudad santa. Se anima a la fidelidad al insistir en que Dios premia el bien y castiga el mal (cfr. por ejemplo Josías, 2 Cr 35,19-25 frente 2 Re 23,28-30). Se insiste en el sentido gozoso y festivo del culto a Dios
  • Significación de los libros de la Crónicas en la fe de la Iglesia. Estos dos libros preparan la revelación del Nuevo Testamento, según la cual Dios se ha hecho presente en medio de su pueblo mediante la Encarnación. Efectivamente, en Jesús, donde habita la plenitud de la divinidad corporalmente, se hace realidad la presencia de Dios entre los hombres  significada por el Templo.
About these ads

Una respuesta to “Lección 18: los libros de las Crónicas”


  1. [...] Crónicas [דִּבְרֵי הַיָּמִים / Divrei Hayamim] [...]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.432 seguidores

%d personas les gusta esto: